Conectarse con nosotros

NACIONALES

Quiénes se fueron y quiénes (aún) permanecen en el Ministerio de Economía

Publicado

el



La excepción a la ola de renuncias es Gregorio Chodos, un hombre clave en la renegociación de la deuda con el FMI. Hay dudas sobre qué pasará con Miguel Pesce, presidente del Banco Central.

La salida de Martín Guzmán detonó una nueva “bomba” (y quizás la más estruendosa hasta el momento) en el interior de un Frente de Todos marcado por las fisuras internas de la coalición.

Sin embargo, no fue la única baja que sufrió el Ministerio de Economía en las últimas horas.

Además del ahora extitular del Palacio de Hacienda, gran parte del equipo que lo rodeaba y asistía pegó el portazo el sabado por la tarde.

Junto con Guzmán, dimitieron todos los secretarios de Estado que le respondían directamente, a excepción de Gregorio Chodos, representante ante el FMI y hombre clave en la reestructuración de la deuda. Se trata de los secretarios Raúl Enrique Rigo (de Hacienda), Roberto Arias (de Política Tributaria) y Fernando Morra (secretario de Política Económica). En paralelo, también renunciaron los subsecretarios Ramiro Tosi (de Financiamiento), Rodrigo Ruete (de Relaciones Institucionales) y Maximiliano Ramírez (de Programación Macroeconómica).

El control de la política económica fue uno de los tantos desencuentros desde que asumieron el poder Alberto Fernández y Cristina Kirchner, quienes desde hace meses dejaron de esconder sus diferencias, lo que explica la descarnada interna en el oficialismo hoy.

De hecho, Guzmán publicó su nota de despedida (y el único comunicado oficial al respecto hasta ahora) en medio de un acto de la vicepresidenta en Ensenada, quien lo ha cuestionado públicamente en diversas oportunidades.


NACIONALES

AFIP fiscaliza tus compras: mirá desde qué montos

Publicado

el



Informaron que es por la información que recibe sobre acreditaciones mensuales, extracciones, saldos de las cuentas y consumos con tarjetas.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) actualizó los montos mínimos a partir de los cuales los bancos deben informar los movimientos en las cuentas y tarjetas de las y los contribuyentes.

Las modificaciones permiten a las entidades financieras agilizar su operatoria y el organismo optimiza la información que recibe en forma automática y permanente sobre acreditaciones mensuales, extracciones, saldos de las cuentas, los depósitos a plazo y consumos con tarjetas.

La última actualización se había realizado en 2018. La normativa de la autoridad tributaria, que se publicará este jueves en el Boletín Oficial, incrementa de $10.000 a $30.000 el monto mínimo a partir del cual las entidades financieras deben reportar consumos con tarjeta de débito.

Asimismo, la Resolución General 5138/2022 eleva de $30.000 a $90.000 la cifra mínima para informar las acreditaciones, extracciones, saldos de las cuentas y los depósitos a plazo fijo.

La normativa también introduce mejoras en relación con la información que reportan los bancos sobre los movimientos de las cuentas especiales creadas para la repatriación de activos en el exterior vinculadas al Aporte Solidario y Extraordinario así como las previstas por el Programa de Normalización de la Ley de Incentivo a la Construcción Federal Argentina y Acceso a la Vivienda.

La suba de tasas de interés anunciada por el Banco Central de la República Argentina (BCRA) tendrá impacto en el costo de financiarse a través de las tarjetas de crédito. Es que el tope la tasa nominal anual (TNA) pasó del 43% a 49% -6 puntos porcentuales- desde el pasado 6 de enero.

Mediante la Comunicación A7432, el BCRA decidió «sustituir, con vigencia a partir del ciclo de facturación correspondiente a enero de 2022, al 49% nominal anual el límite al interés compensatorio para financiaciones vinculadas a tarjetas de crédito que pueden aplicar las entidades financieras».

Como 49% es el máximo de TNA que pueden aplicar las entidades financieras, queda en estas si aplican un interés menor a sus clientes.

El Banco Central subió los tipos de interés para las Leliq y los plazos fijos, lo que también obligó a mover la TNA de las tarjetas de crédito.

Uno de los motivos por los cuales el Banco Central fue reticente a subir la tasa de interés a lo largo de todo el 2021 es que no quería afectar el costo del dinero y, por ende, la actividad económica.


Seguir leyendo

Más leídas - últimas 48Hs.