Conectarse con nosotros

INFO. GENERAL

Por amplia mayoría, Diputados aprobó el proyecto de ley de Alcohol Cero

Publicado

el



La iniciativa recibió 193 votos afirmativos, 19 negativos y cuatro abstenciones.

Con el apoyo entusiasta de los palcos del recinto colmados de representantes de organizaciones vinculadas a la seguridad vial, la Cámara de Diputados aprobó hoy por amplia mayoría el proyecto de ley de Alcohol Cero al volante.

La iniciativa que prohíbe la conducción de vehículos a personas que tengan una graduación de alcohol en sangre superior a cero -una obligación que de acuerdo a la normativa vigente recae solamente sobre conductores profesionales- fue aprobada con 193 votos afirmadas, 19 negativos y cuatro abstenciones.

Luego de que al comienzo de la sesión especial -iniciada minutos antes del mediodía- el diputado de La Libertad Avanza José Luis Espert empañara el homenaje a Hebe de Bonafini, con furibundas críticas a la recientemente fallecida ex titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, se votó por unanimidad el proyecto de ley de Lengua de Señas utilizado para la comprensión lingüística de personas sordas.

A continuación se inició el debate en torno al proyecto de Alcohol Cero, que contaba con el apoyo transversal de todas las bancadas, además del Gobierno y asociaciones civiles como Madres del Dolor.

La norma vigente autoriza hasta 0,5 gramos de alcohol por litro de sangre para conductores de automóviles y 0,2 gramos en el caso de motociclistas.

El objetivo de la iniciativa, resistida por la industria vitivinícola y sectores gastronómicos por el posible impacto negativo en sus ventas, es reducir las muertes en accidentes de tránsito, la primera causa en adolescentes.

El presidente de la comisión de Transportes, Jorge «Colo» Rizzoti (UCR), destacó que la iniciativa «intenta lograr un cambio cultural, pretende luchar contra la violencia vial y configurar una práctica de conciencia y responsabilidad».

Por su parte, la diputada del PRO María Luján Rey resaltó que «esta ley viene a igualar la responsabilidad a los conductores priorizando la seguridad».

«El bien que queremos resguardar no es más ni menos que el bien de la vida», sumó la macrista, madre de Lucas Menghini, víctima fatal de la llamada Masacre de Once.

Por el oficialismo, Daniel Arroyo, indicó: «Entiendo que la cuestión de los siniestros viales va mucho más allá del problema del consumo de alcohol, que tiene otras dimensiones, pero acá estamos haciendo algo claro, diciendo alcohol cero al volante».

El ex ministro de Transporte y diputado del interbloque Federal Florencio Randazzo (Identidad Bonaerense) dijo que quienes promueven la ley de alcohol cero tienen «un solo interés» que es «defender la vida».

El diputado del Frente de Todos Eduardo Toniolli salió al cruce de las críticas y aclaró que no se trata de «una ley seca», sino que simplemente es una normativa que «promueve la disociación entre la conducción de vehículos y la ingesta de alcohol».

También desestimó el argumento de que una medida de esta envergadura provocaría una abundancia incontrolable de falsos positivos. «No se condice con algo que esté pasando en los distintos distritos donde se está aplicando», fundamentó.

«No es 0,2 ni 0,1 (gramos por litro de sangre). Esto es Alcohol Cero porque queremos eliminar la especulación. El que bebe no tiene que manejar y el que maneja no tiene que ver», afirmó el santafesino, en medio de aplausos del recinto.

Según expresó, «la principal causa de muertes de jóvenes en Argentina son los siniestros viales». Además señaló que «el alcohol está presente en uno y de cada cuatro siniestros viales que se dan en la Argentina»

El integrante del Movimiento Evita precisó que de acuerdo a evidencia científica, «con una graduación de entre 0,1 y 0,5 es tres veces mas alto el riesgo de sufrir un siniestro vial que estando sobrio».

A su vez, Toniolli puntualizó que en los distritos donde se aplican normativas de Alcohol Cero «se logró bajar los siniestros viales y bajar las muertes».

En contraposición a sus preopinantes, Espert dio a entender que votará en contra al considerar que se trata de «una ley muy acotada» y no supone «un cambio sustantivo».

«Se necesita más educación vial», agregó el economista liberal sobre la norma que apunta a bajar a cero el máximo de ingesta de alcohol para conductores particulares.

En el cierre, el presidente del bloque del PRO, Cristian Ritondo, señaló que «hoy estamos defendiendo la vida y eso significa entender que volante más alcohol, es muerte, es perder un ser querido».

«Es muy difícil encontrar cuál es el equilibrio, cuál es la medida, porque uno saber que por mínimo que sea el consumo empieza a convertir el auto en un arma», subrayó.

Por el Frente de Todos, Ramiro Gutiérrez (uno de los autores del proyecto) señaló que la ley de Alcohol Cero «es una política responsable basada en evidencia y que tiene una finalidad directa que es mejorar la seguridad vial en la República Argentina».


INFO. GENERAL

La camiseta más grande de la Selección es de la “República de Yrigoyen”

Publicado

el


La confección fue obra de un emprendimiento familiar textil que viene llevando adelante iniciativas de este tipo desde 2014.

“La primera que hice fue una locura mía que se me ocurrió con la familia”. Así cuenta José Castillo, del municipio de Hipólito Yrigoyen, en el departamento Orán, sobre la idea que en 2014 lo llevó a hacer la camiseta argentina más grande del mundo que fue presentada en un acto de la ciudad que se hizo el 29 de junio, mientras se desarrollaba aquel Mundial.Esa camiseta de seis metros de largo por cinco de ancho, “a manga abierta”, fue la primera.

“’Algún día voy a hacer una más grande’, dije después”, recordó Castillo.Pero en 2018 no fue posible. Este año, después de cuatro días de “intenso trabajo”, Castillo y su esposa, Silvia Méndez, junto a sus hijos, lograron terminar la camiseta más grande de la Selección, de 15 metros de largo, 15 de ancho de manga a manga, y con un peso de casi 45 kilogramos.

El sábado, cerca de las 18.30, con el himno nacional de fondo y con una temperatura que no bajó de los 38 grados, izaron la camiseta en el mástil de la Plaza Independencia, la principal de Hipólito Yrigoyen, ubicado a 260 kilómetros de la capital salteña. “Ni el partido pudimos ver. Solamente logramos fijarnos en los goles”, dijo Castillo al contar a Salta/12 sobre las jornadas de trabajo intenso que en algún momento Silvia pensó en abandonar porque “se enredaba con los recortes y con toda la tela”.

Los 150 mil pesos que costaron los siete rollos de tela para hacer la camiseta salieron de la venta de un auto. A diferencia de la confección de la primera camiseta, que tuvo métodos más artesanales, en esta segunda vuelta contaron con una impresora tipo plotter para trabajar en las letras, el número, y las ilustraciones.

Del lado izquierdo aparece la marca de la empresa familiar: “Silvia Confecciones”. En el derecho, al escudo de la AFA y las dos estrellas que representan los mundiales ganados, el de 1978 y el de 1986. “Ya tengo la idea de la tercera”, dijo José con un halo de esperanza.

Silvia y José

“Silvia Confecciones” es un taller textil que hace unos 20 años se instaló en Yrigoyen. Silvia llegó primero desde Buenos Aires, en donde ya vivían con José y sus hijos. Ella jujeña y él salteño, se conocieron cerca de los 20 años en aquella provincia donde siendo jóvenes, se fueron en pos de buscar un mejor futuro.Hoy ambos tienen 56 años.

“Nos conocimos en el hotel donde nos alojábamos. Ella trabajaba en una fábrica textil, y yo era decorador de interiores”, contó José. Se juntaron y tuvieron sus hijos. Pero el ritmo de trabajo y de la ciudad generaba que los “chicos estuvieran encerrados”. “Y yo soy más bien libre”, dijo José al relatar que ante ese panorama decidió que se volverían a Salta. Silvia lo hizo primero con unas máquinas textiles que había comprado para trabajar desde el domicilio para la misma empresa. Él fue y vino. por su trabajo, hasta que se radicó definitivamente con su familia en Yrigoyen. Antes hizo «un curso de serigrafía”, con el proyecto textil en mente.

Ambos comenzaron a trabajar en el emprendimiento y lo primero fue ofrecer la indumentaria para las promociones de egresados del secundario. Luego fueron los uniformes. Sus hijos crecieron y una de ellas es diseñadora gráfica. Ella es quien vuelca sus diseños en las prendas que confecciona su mamá.

“Yo corto la tela y ella cose”, contó José al comentar sobre la división del trabajo entre Silvia y él. Con el tiempo lograron adquirir la plotter, que le permite imprimir directamente con una plancha. Así se realizaron las impresiones en la última gran camiseta. En la anterior, contó, “tuvimos que hacerlo con un pincel”.

Cuando Argentina salió subcampeón en 2014, y con la primera camiseta confeccionada, José se fue con dos de sus hijos a los festejos en Buenos Aires. Aquel viaje fue una suerte de trueque de publicidad con su camiseta con una empresa dedicada a los tours de compras entre Buenos Aires y la frontera de Argentina. Así llegaron. Y así festejaron en la gran ciudad.

“Desde ese año decimos que somos de la República de Yrigoyen. Así nos quedó desde 2014, cuando hicimos la primera camiseta”. Siempre, mencionó, todo fue posible por el apoyo de Silvia, quien es la que “maneja el taller”. José destacó que ella lo sigue en sus ideas pese a que la primera vez que le mencionó de hacer la camiseta más grande le dijo “vos siempre con alguna locura”.

Mientras, las ideas son de familia: vecinos de la ciudad oranense contaron que no solo José, sino también sus hermanas, suelen colaborar con la comunidad para distintos eventos de manera solidaria. “Es una familia muy querida”, dijeron a Salta/12. 


Seguir leyendo

Más leídas - últimas 48Hs.