Conectarse con nosotros

NACIONALES

Alberto Fernández alista un viaje a Dominicana mientras se acelera el clamor por CFK

Publicado

el


El Presidente participará de la Cumbre de Jefes de Estado si su salud se lo permite. No estará para el 24 de marzo. El kirchnerismo se reunió en Ensenada y activo cronograma de fechas para nuevos encuentros contra la proscripción, hasta el cierre de listas.

Melisa Molina

Por Melisa Molina

La interna oficialista sigue al rojo vivo. Mientras el presidente Alberto Fernández fue intervenido para tratar una hernia de disco que lo mantuvo y mantendrá recluido en la Quinta de Olivos y la semana que viene –si se recupera– viajará al exterior, desde el kirchnerismo preparan una serie de actos en distintas provincias para seguir pidiendo por la candidatura de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Según supo Página12, uno de esos plenarios de la militancia que replicará el del sábado pasado en Avellaneda, será en Chaco y el otro en La Rioja. Los eventos se multiplicarán, tal como había anticipado este diario, durante las semanas que quedan desde aquí hasta el cierre de listas, que será el 24 de junio, según el cronograma electoral que fue oficializado este jueves. 

En una reunión que el kirchnerismo hizo el miércoles en Ensenada para organizar estas cuestiones, definieron que habrá tres momentos importantes de concentración para el espacio que aún no tienen locación, pero sí fecha: uno será el 13 de abril, en conmemoración al discurso que CFK dio ese día en 2016, bajo la lluvia, cuando fue citada a Comodoro Py por Claudio Bonadío, por primera vez desde que dejó el gobierno en el marco de la causa de Dólar Futuro. Otra será el 27 de abril, cuando se cumplirán 20 años de las elecciones que consagraron a Néstor Kirchner como presidente y la última el 25 de mayo, cuando asumió la presidencia. También, por supuesto, el kirchnerismo movilizará el 24 de marzo, día de la Memoria, Verdad y Justicia, con consignas en contra del funcionamiento del Poder Judicial. Algunos sectores que se identifican con la vicepresidenta, luego de la marcha en Plaza de Mayo, incluso se dirigirán a Tribunales, aunque esa por ahora no es una propuesta oficial. 

El día de la Memoria, la Verdad y la Justicia, el Presidente no estará en la Argentina. Antes del 24 subirá a un avión para viajar a Santo Domingo, República Dominicana, donde participará de la XXVIII Cumbre Iberoamericana de Jefes y Jefas de Estado. Allí también estarán sus pares de Brasil, Inácio «Lula» Da Silva y el español Pedro Sánchez. De hecho, ayer jueves, Fernández mantuvo un diálogo telefónico desde la Quinta de Olivos con su par español para hablar del tema. El mandatario, antes de ir al Sanatorio Otamendi donde le realizaron un bloqueo radicular, también llevó adelante distintas reuniones en la residencia presidencial con sus funcionarios de confianza, con un grupo de empresarias y también recibió a María Emilia Soria, que fue reelegida como intendenta de la localidad rionegrina de General Roca. 

Mientras desde el entorno de Fernández siguen insistiendo con que el Presidente no anunciará con celeridad si será o no candidato, algo que exaspera al kirchnerismo, cerca de la vicepresidenta no escatiman con las críticas a la gestión actual, sobre todo en materia económica y siguen organizando el «operativo clamor». El objetivo de ese movimiento es que la vicepresidenta pueda presentarse y ser la candidata del espacio o, sino, que al menos pueda ser ella la que elija quién será. Algo que resisten con todas sus fuerzas desde Casa Rosada. El jefe de gabinete, Agustín Rossi, aclaró que las primarias en el FdT se realizarían «si no aparece una fórmula con la que la mayoría de los integrantes del frente se sientan representados», y añadió que, si bien todavía falta un proceso dinámico interno en el FdT que genere un candidato, él recomienda que haya PASO. En ese sentido, dijo que «hay que bajar la ansiedad para ver cómo se definen las listas». Y subrayó: «Hay que bajar un cambio».

El kirchnerismo, lejos de bajar un cambio, sigue planificando acciones. En la reunión que hicieron el día antes en el camping municipal de Punta Lara, en Ensenada, estuvieron presentes el gobernador Axel Kicillof; intendentes del conurbano bonaerense como Jorge Ferraresi y Mario Secco. También referentes de La Cámpora como Andrés Larroque, sindicalistas de la CTA, como Hugo Yasky y Roberto Baradel y de la Corriente Federal de Trabajadores y figuras de la Patria es el Otro, la agrupación que nuclea a distintas organizaciones de base. Además, participaron agrupaciones como el Frente Grande, Nuevo Encuentro, Kolina y el Movimiento Nacional Alfonsinista, representado por el diputado Leopoldo Moreau

Allí, decidieron que los próximos plenarios serán en las provincias que gobiernan Jorge Capitanich y Ricardo Quintela y que posiblemente haya otros en la zona centro, Patagonia y Cuyo. También definieron las tres fechas de las próximas movilizaciones; la organización del 24 de marzo y acordaron que, de forma simultánea a todo eso habrá, además, encuentros de distintos sectores –no necesariamente territoriales– pidiendo que termine la proscripción contra la vicepresidenta para que ella pueda ser la candidata. Algunos de esos encuentros serán convocados por espacios de intelectuales y académicos, habrá otro de los distintos espacios kirchneristas de mujeres y otro de trabajadores y trabajadoras, por ejemplo. La agenda del kirchnerismo, de acá al cierre de listas, vendrá recargada.

Cerca de la vicepresidenta avanzan con la organización del espacio en «modo campaña» y no ahorran críticas al rumbo económico del gobierno. Mientras tanto, alrededor del mandatario aseguran que «los de La Cámpora están desorientados», y dicen que «la gente está cansada de esa película», haciendo referencia a las críticas públicas contra Fernández. Ayer jueves, en conferencia de prensa y ante la consulta sobre las discusiones internas, la vocera presidencial, Gabriela Cerruti, remarcó que «el presidente está preocupado por gobernar», y que «no hay demasiado tiempo para otra cosa que para gestionar y pensar en las preocupaciones de los argentinos». 


NACIONALES

Cristina propone un pacto parlamentario para proteger la caja de las provincias

Publicado

el


La ex presidenta cree que la discusión del momento no es ideológica ni partidaria, se trata de sancionar leyes para garantizar los recursos de las provincias.

Cristina Kirchner está convencida que este año la discusión central de la Argentina debe darse en el Congreso. «La justicia tiene tiempos muy lentos y el ajuste sobre las provincias las va a poner en crisis en dos o tres meses», evalúa un dirigente del kirchnerismo que habla con la ex presidenta.

Por eso, Cristina cree que la ferocidad del ajuste que lanzó Milei obliga a deponer pruritos partidarios, ideológicos y hasta especulaciones electorales, para trabajar un acuerdo parlamentario que reponga a las provincias los recursos que necesitan para sobrevivir. Esto es lo básico: pagar sueldos de estatales, municipales, policías, médicos y docentes.

Los mecanismos posibles van desde reponer por ley el Fondo Docente, hasta sancionar la coparticipación de un parte del impuesto PAIS, restituir el Fondo Sojero que devuelve a las provincias el 30 por ciento de lo que recaudan las retenciones o cualquier otra alternativa que surja de los acuerdos en el Congreso.

La oposición dialoguista tiene que cruzar el Rubicón y atreverse a votar junto al peronismo. Porque no se trata sólo de conseguir la mayoría para sancionar las leyes, sino de alcanzar los dos tercios para poder rechazar un veto de Milei, que se descuenta inevitable.

Política gonzo

La velocidad es un tema central. En el entorno de la ex presidenta ven a Milei «avanzando a 180 kilómetros por hora y sin frenar en las curvas». Por eso, creen que el acuerdo parlamentario tiene que ocurrir rápido, porque en pocas semanas la crisis puede empezar a estallar en las provincias. Ya hubo amagues de sublevación policial en Tucumán y Catamarca. «Estamos ante un problema de caja, después viene la política», sintetizan.

La velocidad es un tema central. En el entorno de la ex presidenta ven a Milei «avanzando a 180 kilómetros por hora y sin frenar en las curvas». 

La ex presidenta está convencida que el plan de Milei sigue siendo la dolarización, que podría ocurrir en los próximos meses. «Milei no puede seguir ajustando eternamente, necesita cristalizar esta situación, por eso va a dolarizar», explica un economista que habla con Cristina sobre el modelo en marcha. Un experimento que puede llevar al país a una tensión límite porque «hay mucha gente que no está de acuerdo con dolarizar».

«Esto la Argentina nunca lo vivió, no es neoliberalismo, esto es anarcocapitalismo», agrega el economista que cree que si Milei tiene éxito, Argentina se convertirá en un típico país latinoamericano «con una clase media muy enflaquecida, una altísima pobreza estructural y un núcleo muy concentrado y pequeño de grandes riquezas». «Es la muerte definitiva del país del ascenso social», vaticinan.

Los asesores que rodean a la ex presidenta analizan al detalle el impacto del ajuste sobre la sociedad y creen que paradójicamente, Milei es beneficiario de las política sociales de las últimas décadas. «En el 2001 no existía la AUH, ni el Plan Alimentar, ni las moratorias jubilatorias. Hoy un jubilado cobra 180 mil pesos, que es muy poco, pero en el 2001 cobraba cero, por eso todavía la sociedad aguanta», explican.

De hecho uno de los gráficos que la ex presidenta sigue con más atención es la evolución del índice salarial (Ripte) cruzado con la línea de la pobreza. Si bien desde que asumió Milei se desplomó, acentuando una caída iniciada en los gobiernos de Macri y Alberto, todavía no perforó la línea de la pobreza como ocurrió en el 2001.

«La onda más fuerte del ajuste es probable que se sienta entre marzo y abril, como dice el propio Milei», reconocen en el entorno de Cristina. ¿Significa esto que en ese momento es posible que la Argentina enfrente un estallido social?

Cristina propone un pacto parlamentario para proteger la caja de las provincias

«Nadie puede predecir el desencadenante de una crisis, seguramente antes de Carrasco hubo muchos conscriptos muertos o torturados, pero ese día la sociedad dijo basta y la colimba cayó ¿Por qué no ocurrió antes o después? Imposible saberlo», explica un dirigente que suele hablar de estos temas con la ex presidenta.

Por eso, Cristina analiza dos momentos. Uno urgente que es el acuerdo parlamentario para proteger los recursos que necesitan las provincias para sobrevivir este año. Y otro más político que es abrir en el peronismo una discusión que adecúe sus propuestas al nuevo mundo que se abrió con la irrupción de Milei, imposible de disociar de la frustrada experiencia de gobierno de Alberto Fernández.

Algo de esto planteó Cristina en su último documento, donde avanzó sobre temas tabúes para el ideario kirchnerista como las privatizaciones, un régimen especial para las grandes inversiones, la reforma laboral y la necesidad de mantener el equilibrio fiscal. «Todos hablan del Estado presente, pero esos mismos dirigentes que defienden la escuela pública mandan a sus hijos a colegios privados, defienden la salud pública y tienen prepaga y viven en countries custodiados. Hay que sincerar la discusión sobre que Estado tenemos», reflexiona un dirigente importante del kirchnerismo, crítico de alguno de sus pares.

La ex presidenta suele comentar que ella no está en contra de la participación privada en empresas públicas y pone como ejemplo el modelo de YPF.

El documento, incluso motivo un interesantísimo intercambio entre la ex presidenta y el líder de La Bancaria, Sergio Palazzo. El diputado le cuestionó que incluyera entre los temas a debatir las privatizaciones. «Sergio, si el Banco Nación tuviera 50% de capital privado y cotizara en Wall Street como el Macro o el Galicia ¿Vos pensás que hubiera pasado por el directorio un préstamo como el de Vicentín?», lo desafió Cristina.

En efecto la ex presidenta suele comentar que ella no está en contra de la participación privada en empresas públicas y pone como ejemplo el modelo de YPF.

Esa parte propositiva del documento de Cristina parece buscar abrir una discusión para una actualización del peronismo, que claro, debe sortear la crisis de liderazgo que transita.

Una crisis que no se resuelve solamente con el relevo de Alberto Fernández de la presidencia del partido y que plantea desafíos mucho más profundos y que llevan a preguntarse porqué dirigentes exitosos que se han convertido en gobernadores, como Martín Llaryora, Rolo Figueroa o Claudio Vidal, han decidido alejarse del peronismo.


Seguir leyendo

Más leídas - últimas 48Hs.