Conectarse con nosotros

PROVINCIALES

ADOSAC rechaza la conciliación obligatoria y define 48 horas de paro y movilización

Publicado

el



Así lo determinaron en el congreso provincial que se realizó este viernes, con fuerte participación de las filiales de la asociación docentes de Santa Cruz

El Congreso Extraordinario Provincial de la ADOSAC determinó:

CONVOCAR A UN PARO PROVINCIAL por 48 horas para los días miércoles 10 y jueves 11 de agosto del corriente año, con movilizaciones en las distintas localidades, rechazando la Conciliación Obligatoria por considerar al Ministerio de Trabajo, Empleo
y Seguridad de la provincia parte manifiesta en este conflicto, alejado de toda imparcialidad y reiterativo en sus conductas persecutorias para con nuestro sindicato.

REPUDIAR enérgicamente las declaraciones vertidas por el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Santa Cruz en los medios de comunicación, las que se configuran como una amenaza contra la integridad política y económica de Organización.

Exigimos que ningún docente de la provincia viva por debajo de la línea de la pobreza y para ello demandamos un salario inicial de $120.000 para el cargo testigo retroactivo al mes de Julio, con clausula de indexación de acuerdo a los índices inflacionarios que
experimente el país.

Denunciar los aprietes y hostigamiento por parte de las autoridades del CPE con los docentes que realizan medidas de fuerza y manifestar nuestro más enérgico repudio a LAS LISTAS NEGRAS.

EXIGIR mayores inversiones en infraestructura escolar y que se transparenten los gastos asumidos en tareas de mantenimiento y refacción edilicia, ya que las cifras y obras publicitadas por el CPE no concuerdan con el estado actual de las Instituciones. Junto
a ello, demandar la construcción de edificios propios para todas las instituciones existentes

RECHAZAR la reforma laboral que implica la puesta en práctica de la jornada extendida, política tomada por parte del CPE sin previsibilidad alguna, ni participación real del colectivo docente en el debate por su implementación, todo esto, además,
llevado adelante en un contexto de vaciamiento pedagógico. La falta de claridad ante las innumerables aristas planteadas (salariales, laborales y pedagógicas) y que se desprenden de este proyecto impuesto por el CPE genera que la docencia no admita tal modificatoria.

DEMANDAR la descentralización y la presencialidad para las Comisiones de Ofrecimientos en toda la provincia.

Reafirmar nuestro rechazo a toda medida pedagógica que conduzca al vaciamiento de los contenidos en los niveles primario y secundario, al atropello hacia la libertad de cátedra y a la flexibilización de las tareas docentes.


PROVINCIALES

Santa Cruz: dos chicas golpearon brutalmente a otra de 14 años para robarle el celular

Publicado

el



Una jovencita de 14 años fue víctima de otras dos adolescentes que la golpearon cuando se resistió a un robo. Aunque ya le habían sacado el celular, la agredieron.

Una jovencita fue golpeada por otra de 17 en una plaza, mientras una segunda grababa lo que ocurrió. Una mujer motoquera logró salvarla.

Daniela Ñancufil, madre de la víctima, se mostró indignada por la falta de intervención de la gente que vio todo. Pidió a la Policía que recorra la plaza.

La situación de violencia ocurrió el lunes anterior en la plaza 20 de Noviembre, un lugar público al que va mucha gente, por estar ubicada en el centro de la ciudad de Caleta Olivia. La madre realizó la denuncia en la Comisaría Segunda e hizo un pedido sumamente importante a la fuerza de seguridad: una garita en la plaza para tener seguridad.

En este contexto, Daniela relató lo que supo por su hija, que estaba compartiendo jugos frutales y galletitas con dos amigas de la misma edad. «Las chicas salieron a caminar por la zona céntrica, fueron hasta la plaza y se sentaron a compartir juntas, porque el clima estaba lindo en ese momento, eran entre las 18 y 18:30 horas», comenzó.

Y continuó: «Vieron que dos chicas estaban dando vueltas por la plaza, que las miraban mucho a ellas, entonces decidieron retirarse e irse a la casa de los padres de una de ellas, que viven por la calle Don Bosco. Cuando se iban se acercaron estas dos chicas, una de ellas grababa con el celular y empezaron a hacerles preguntas».

Las dos adolescentes, que parecían tener 17 años o más, les preguntaron a qué escuela asistían, sus horarios, direcciones, nombres, los números de celular que tenían y también quisieron saber la marca y el modelo de los mismos. «Y ellas respondieron todo porque son inocentes y les dio miedo», añadió Daniela. Luego de eso, empezaron a exigirles los celulares, a lo que la hija de Daniela se resistió.

«Una de ellas le empezó a pegar a mi hija con golpes de puño, la tiró al piso y siguió agrediéndola con patadas, la insultaba y le gritaba que se defienda. Pero lo que no entiendo es que ya le había sacado el celular, y lo mismo le pegó», dijo a La Opinión Austral.

Además, las amigas de la menor le contaron a Daniela que en ese momento no supieron como defender a su hija, que sólo querían salir corriendo, pero pensaron en no dejar abandonada a su amiga. «Ellas no se acuerdan de nada, saben que había mucha gente mirando que no hizo nada, no las separó. Las tres tenían miedo, ellas no son de hacer esas cosas, no salen a pegar».

La defendió otra mamá
Ante la bronca e impotencia de que ningún adulto que estaba en la plaza haya intervenido, Daniela destacó que una mamá que iba en moto vio lo que ocurría, se detuvo e intervino para que dejaran de golpear a la menor, que ya estaba sobre el suelo. «Me contó que levantó a mi nena del piso y le exigió a las dos más grandes que le devuelvan el celular, la que se lo había sacado y la golpeó agarró el celular y se lo tiró al piso y lo rompió todo «.

Daniela llegó a su hija golpeada y con manchas de barro a las instalaciones del Hospital Zonal para que la revisaran. Allí le hicieron placas y todo resultó bien, sólo se trató de golpes que, claramente, la dejaron con mucho dolor. El miedo de la madre era que la hayan quebrado, debido a que tenía dificultad para desplazarse.

Más seguridad
Luego de salir del nosocomio, Daniela fue a la Comisaría Tercera, la enviaron a la Primera y después a la Segunda. «Estallé porque me tuvieron a las vueltas y yo andaba con mi hija toda lastimada y llena de barro, así que nos llevaron en un patrullero a la comisaría e hice la denuncia. Llegamos a casa a las 23 horas recién y mi nena pudo bañarse y tomar la medicación para los dolores».

La mujer se dirigió a la fuerza de seguridad, por lo que vio dentro de las dependencias, que le generó indignación: «En las comisarías había policías sentados, otros fumando o tomando mates, y ¿por qué no salen a las calles si supuestamente son nuestra seguridad, porqué no salen a caminar a la calle si supuestamente nos cuidan a nosotros?», cuestionó.


Seguir leyendo

Más leídas - últimas 48Hs.