Conectarse con nosotros

INFO. GENERAL

Sindicalistas se agarraron a las trompadas en la puerta del Sanatorio Güemes: cuál era el conflicto

Publicado

el



Los sindicalistas eran del gremio de Sanidad, y pertenecían a dos facciones que pelean por ganar las elecciones.

En la puerta del Sanatorio Güemes, ubicado en el barrio porteño de Palermo, ocurrió una batalla campal entre dos facciones del gremio de Sanidad. Los sindicalistas se agarraron a las trompadas después de discutir sobre la colocación de carteles.

Esto se debe a que se acercan sus elecciones en la que se enfrentarán la lista Bordó con la Celeste y Blanca, dirigida por Héctor Daer. La primera de ellas hizo una pegatina con mensajes que incluían críticas al Gobierno actual, y luego vino la otra a colocar sus pancartas por encima.

En el medio de la trifulca desatada por estos sindicalistas quedaron los pacientes del sanatorio quienes salían y entraban, más también los comerciantes y vecinos. Por su parte, ni las autoridades del centro de salud ni la Policía se metió para ponerle fin al asunto. Mientras tanto, una persona logró registrar la riña con su celular, y trascendió el video.

Cómo es la interna en el gremio de la Sanidad
La próxima semana se llevarán a cabo las elecciones en el gremio de la Sanidad, donde se elegirán a las autoridades que estarán a su cargo en la Ciudad de Buenos Aires. En cuanto a la lista Bordó, se trata de una facción minoritaria que enfrentará a la Celeste y Blanca, dirigida hace 35 años por el líder de la CGT.
En la interna hubo una polémica por la participación de este grupo integrado por sindicalistas opositores ya que no habría alcanzado un requisito relacionado con la cantidad de afiliados, la cual pasó a ser de 30 mil a 50 mil.


INFO. GENERAL

La victoria de Lula será la victoria de la democracia

Publicado

el


Emir Sader

Sociólogo y politólogo brasileño.

Las dos victorias anteriores de Lula fueron victorias de las políticas sociales. Los gobiernos de derecha habían logrado convencer a la mayoría de la población de que el problema central de Brasil lograría el equilibrio de las cuentas públicas, para combatir la inflación. Así que triunfaron dos veces, en 1994 y 1998, en la primera vuelta. 

Pero la gran mayoría de la población se dio cuenta de que la inflación no estaba bajo control, ni era el problema más importante para el país. Cuando la población se convenció de que los problemas centrales del país eran las desigualdades regionales y sociales, Lula fue elegido en 2002 y reelecto en 2006.

Su gobierno logró reducir las desigualdades como ningún otro gobierno lo había logrado jamás. Eligió a Dilma como su sucesora, en 2010, y ella logró ser reelegida en 2014, siempre enfocada en la prioridad de las políticas sociales.

En todas estas elecciones los candidatos del PT salieron victoriosos, porque la prioridad de las políticas sociales redujo mucho las desigualdades sociales y regionales. Fueron la palanca fundamental de las mayorías que el PT conquistó a nivel nacional.

Todos ellos fueron posibles gracias a la existencia de la democracia, en la que la mayoría de la población decidió preferir los gobiernos del PT, fundamentalmente por sus políticas sociales. Cuando Dilma implementó un ajuste fiscal, que le hizo perder el apoyo que había ganado y permitió que la derecha volviera a romper a la democracia, no tuvimos la fuerza de masas para resistir, porque no había cultura democrática en la masa de la población para evitar el golpe del 2016.

Siempre se ha acusado a la izquierda de no valorar la democracia, de tomarla como un instrumento para alcanzar otros fines. La dictadura militar pasó a colocar a la izquierda como objetivo fundamental para la restauración de la democracia.

Aun así, la cuestión democrática no fue incorporada como central por la izquierda. Las desigualdades sociales continuaron como un objetivo fundamental. Sin vincular la cuestión democrática con la cuestión social.

La probable victoria de Lula este año, esta vez se centrará no sólo en la propuesta de retomar la prioridad de las políticas sociales y combatir las desigualdades regionales y sociales en Brasil. Una parte importante del voto de Lula proviene de esta posición, que es característica del PT.

Pero esta vez la gran mayoría que decide votar por Lula lo hace porque representa a la democracia, agrupando a todos los antibolsonaristas. Oponerse a la ruptura de la democracia, a todas las formas de autoritarismo hoy. Hablando con todos, Lula retoma las formas de convivencia en la diferencia. Como cita a Paulo Freire: converger en las diferencias para oponer lo antagónico.

¿Qué significa que Lula triunfe con la victoria de la democracia? El favoritismo de Lula es la expresión más amplia de la adhesión de la sociedad civil a la democracia; son concomitantes. La victoria de Lula será la victoria de la democracia, lo que significa que la democracia se generaliza como valor nacional.

 El avance irreversible será articular los dos ejes: la restauración de la democracia y la superación de las desigualdades sociales y regionales. La victoria de Lula puede representar, esta vez, la articulación de la cuestión democrática con la cuestión social.


Seguir leyendo

Más leídas - últimas 48Hs.