Conectarse con nosotros

NACIONALES

Quiénes son los diputados que respaldaron la movilización universitaria pero no quisieron dar quorum

Publicado

el


De Martín Tetaz y Rodrigo De Loredo, a Silvia Lospenatto y pasando por Florencio Randazzo y Miguel Ángel Pichetto, varios diputados marcharon o se pronunciaron a favor la movilización universitaria. Eso sí, no aparecieron por el Congreso cuando se convocó a la sesión para tratar el presupuesto del nivel superior.

«Eh, dá el quorum para el presupuesto, sorete.» El video se viralizó. Un chofer de colectivo aprovechó el embotellamiento sobre Rivadavia, sacó la cabeza por la ventanilla y le dedicó esas palabras al titular del bloque de la UCR, Rodrigo De Loredo, que poco antes no había bajado al recinto de la Cámara de Diputados para habilitar la sesión para que se trate el proyecto de la oposición que buscaba incrementar el presupuesto de las universidades públicas

De Loredo no fue el único legislador que, durante la histórica marcha del martes, se expresó a favor de la educación pública, pero menos de 24 horas después decidió seguir negociando con el Gobierno y no respaldar el proyecto opositor para respuestas al reclamo. Martín Tetaz y Julio Cobos por el radicalismo, Miguel Ángel Pichetto (Hacemos Coalición Federal) o Silvia Lospenatto desde la bancada del PRO tampoco bajaron al recinto, midiendo más los tiempos políticos de lo que se podía entender como una victoria de Unión por la Patria, que el reclamo que se replicó ayer en todo el país. 

Antes de ser sorprendido por los gritos del chofer, mientras era entrevistado en vivo  los canales de televisión, De Loredo había sido consultado por los reclamos que ya había recibido ayer en su Córdoba capital, donde participó de la movilización con la «Juventud radical», entre gritos que le exigían que abandonara la plaza. Eso no lo hizo cambiar en su posición dialoguista con el Gobierno e incluso negó lo ocurrido al decir «a mí la gente me trató bien». Luego llegaría la desmentida del chofer. 

En la mañana del miércoles, Unión por la Patria, con el acompañamiento de diputados radicales díscolos de la conducción De Loredo –los cercanos a Facundo Manes–, del bloque de diputados de Santa Cruz, cuatro del bloque de Haciendo Coalición Federal y el Frente de Izquierda; quedaron a solo 5 diputados –124 de 129– de conseguir el quorum para abrir el debate sobre el presupuesto universitario, la reposición del Fondo de Incentivo Docente y la movilidad jubilatoria. 

Los proyectos presentados por Unión por la Patria, contuvieron propuestas de bloques como la Coalición Cívica y Haciendo Coalición Federal en un intento de negociación que se venía tejiendo desde antes de la histórico marcha universitaria de ayer.  En principio, se quería sesionar en la tardenoche del martes, pero los dialoguistas lo empujaron para el miércoles en medio de una negociación que dejaron caer. 

A pesar de no sentarse a debatir sobre lo que reclamaron un millón de personas en las calles de todo el país, los legisladores sí usaron las redes sociales durante estos días para mostrarse sensibles al reclamo que desbordó al Gobierno hasta en los foros virtuales que tantos resultado le dieron al presidente Javier Milei.  

Pichetto, multifácetico titular del bloque Hacemos Coalición Federal, se encargó la noche anterior a la marcha de ir al canal LN+ a plantear su posición a favor de la universidad pública ante los periodistas oficialistas Esteban Trebucq y Luis Majul; hablando de «la opción del ascenso social en la Argentina», video que fijó en sus redes con un mensaje crítico sobre «un presupuesto anclado en 2023» con una inflación del «del 250 por ciento» y exigió al Gobierno que lo resuelva por Roca y por Sarmiento. Pero no bajó al recinto a tratar la propuesta de los bloques opositores. 

El radical economista Martín Tetaz cambió su foto de perfil de X para mostrarse con una remera con la sigla UNLP (Universidad Nacional de La Plata) y también modificó su nombre de perfil, en tono irónico,  por «Las fuerzas de la educación pública». Subió videos de la movilización, publicó documentos que demuestran la licuación del presupuesto y criticó a Milei. Pero no bajó a dar quórum. 

El ex vicepresidente Julio Cobos participó de la masiva movilización por la universidad pública en Mendoza. Usó sus redes para compartir las imágenes y decir que «la educación nos hace libres», que «la multitudinaria marcha se ve la importancia de la educación», que hay que «reflexionar con las enseñanzas de este día democrático». Pero no bajó a dar quorum. 

La diputada Lospenatto, recordada por su discurso de cierre durante el debate por la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, también escribió en sus redes que «la Argentina que queremos ser necesita sostener la Universidad Pública gratuita, federal y de calidad», mostrarse orgullosa de ser «primera generación de universitarios» en su familai y que la movilización era el «reconocimiento al valor social que tiene la universidad pública para millones de argentinos». 

Pero Lospenatto tampoco bajó a dar quorum ni debate. Algo que sinceró al coincidir con el discurso del presidente Milei respecto de que la masiva movilización se podía «partidizar»  y «usarla para otros fines políticos que desvirtúen ese objetivo común». Argumentos calcados a los utilizados por De Loredo antes de quedar desautorizado por el chofer de colectivo. 

Dentro del PRO, la diputada y ex gobernadora María Eugenia Vidal también se había anticipado a las palabras que hoy escribió Milei en sus redes –después de tomar un té con «lágrimas de zurdo» anoche– mostrando la sintonía del macrismo con La Libertad Avanza. «Yo nunca escuché a Milei decir que va a cerrar las universidades públicas. Es una discusión de presupuesto, no quiero adelantar«, explicó en una entrevista a Canal 9


NACIONALES

Condenaron a José Alperovich a 16 años de prisión por abuso sexual a su sobrina y quedará detenido

Publicado

el


Al ex gobernador tucumano se lo juzgó por un total de nueve hechos de agresión sexual. Será con prisión efectiva. Los delitos ocurrieron entre el 14 de diciembre de 2017 y el 26 de marzo de 2018. También lo inhabilitaron a ejercer cargos públicos

Pasadas las 20, el juez Ramos Padilla leyó la sentencia contra José Alperovich por abuso sexual contra su sobrina: el ex gobernador de Tucumán fue condenado a 16 años de prisión por abuso sexual contra su sobrina y quedará detenido inmediatamente. Además, el magistrado lo inhabilitó de por vida a ejercer cargos públicos nacionales y provinciales.

El debate oral y público contra el ex gobernador de Tucumán comenzó el pasado 5 de febrero, donde se lo juzgó por un total de nueve delitos de tentativa de abuso, abuso simple y abuso agravado con acceso carnal. Se llevaron a cabo 15 audiencias y participaron casi 70 testigos y peritos. Este martes Alperovich se negó a decir sus últimas palabras antes del veredicto y el juez Juan Martín Ramos Padilla fijó para las 20 de hoy, luego de un cuarto intermedio.

La víctima, 35 años menor que el denunciado, además de ser su sobrina, trabajaba para él en la campaña política electoral que intentaba reubicarlo por cuarta vez en la gobernación de Tucumán en las elecciones de 2019.

Según la investigación, los delitos ocurrieron entre el 14 de diciembre de 2017 y el 26 de marzo de 2018 en las ciudades de San Miguel de Tucumán y Yerba Buena, y en un departamento de Alperovich en el barrio porteño de Puerto Madero, momento en el que ocupaba una banca en el Senado.

Entre los testigos que fueron convocados por la Justicia asistieron distintos familiares de la denunciante, como sus padres y su abuela. También amigas y ex compañeros de trabajo. Todos se dieron cuenta de su notorio deterioro físico, psíquico y emocional durante la época en que F.L. trabajó para el entonces senador nacional.

Según los denunciantes, los “accesos”, “tocamientos” y “situaciones indecorosas” ocurrieron en uno los departamentos del acusado en Puerto Madero; en su auto personal mientras viajaban a realizar visitas al interior de Tucumán en el marco de una campaña proselitista para competir contra Juan Manzur por la gobernación de 2019; en el búnker de Alperovich de la calle Martín Fierro de la capital provincial y en dos quintas de la localidad de Yerba Buena.

A lo largo de las audiencias, Carolina Cymerman y Pablo Rovatti, integrantes de la querella, denunciaron: “José Jorge Alperovich es el autor de todos los hechos (…), que ocurrieron en diferentes domicilios ubicados tanto en esta ciudad como en San Miguel de Tucumán y en el vehículo de Alperovich. Para cometerlos, el imputado se valió de su enorme poder que detentaba a nivel laboral, familiar y político en toda la provincia. Él había sido elegido tres veces gobernador y era, para la época de los hechos, senador nacional y asesor ad honorem para la provincia”.

En sintonía, el representante del Ministerio Público, Sandro Abraldes, expresó: “Este juicio es un juicio de la impunidad del poder”, y precisó: “José Alperovich estuvo siempre ubicado arriba, en una posición de poder amplio, y F.L. muy por debajo, en un área de sometimiento. Según sostuvo, el acusado, cuando vio a la denunciante (por primera vez, en un evento político), decidió que debía sumarla a su equipo porque su belleza física le provocó un gran impacto. No la quería para trabajar con él, la quería para la cama”.

Del otro lado, la defensa rechazó la existencia de todos los hechos y abonó la teoría de una “causa armada”. Para eso, deslizó sospechas respecto de la financiación de los pasacalles que salieron a la luz un día después de la carta que publicó la denunciante en noviembre de 2019 acusando de abuso a su tío segundo. Esos carteles, dijo, se vieron en Buenos Aires, Córdoba y Tucumán y vinculaban al imputado con el actor Juan Darthés. En ese marco apuntó contra el actual diputado nacional Carlos Cisneros, reconocido adversario político del ex gobernador en su provincia.

Al respecto, la querella respondió: “Alperovich dijo que todo esto es una gran mentira, que él no hizo nada de lo que se lo acusa, que se trata incluso de una denuncia falsa enmarcada en una campaña sucia preparada por -el diputado nacional- Carlos Cisneros, supuesto enemigo suyo toda la vida, y por -el exconcejal de San Miguel de Tucumán y expareja de la presunta damnificada- David Mizrahi. (…) Nada de esto resulta creíble ni verosímil: no tiene ningún sentido”.

El padre de F.L. es primo hermano de José Alperovich. Según relató en su declaración, tenían una “relación de toda la vida, de jugar juntos cuando éramos chicos”. “Mi padre era hermano de su mamá, Marta Alperovich. Mi padre fue padrino de José Alperovich”, dijo.

“Yo a José lo acompañé durante muchos años, no solo como primo en el año 2003, cuando comenzó su historia política. Yo le dije que lo acompañaba porque era su primo y porque lo amaba y quería que le fuera bien. Y le fue muy bien. Después pasó el tiempo, 2010, ya no era más José: tenía otra mirada, otra postura, otra actitud. No sé, la cabeza, el poder”, aseguró y añadió: “Si vos querés conocer a una persona, dale poder, y te vas a dar cuenta quién es. Esa psicopatía que tenía José yo no la conocía”.

Al momento de relatar sobre la denuncia de su hija recordó: “Una mañana, no me acuerdo exactamente la fecha, mi hija me sentó en un café -en Yerba Buena-, después de haberla visto durante un tiempo prologando poco estable emocionalmente, muy delgada, me dijo ‘papá, necesito estar con vos’. Ahí me dijo ‘me pasó lo que me pasó’. Me cuesta decirlo, soy el papá. Después de ahí volví a fumar después de 5 años”.

“Papá, me acosaron. Papá, me violaron”, detalló cuando le pidieron especificar los detalles de esa charla ocurrida en 2019. “¿Cómo que te violaron, si es mi primo? Ahí le pedí que no me contara más. Ya el balazo lo tenía adentro… Ahí empezó mi lucha. Tenía dos opciones, y ustedes que son padres me van a entender. Por suerte tomé la opción más inteligente. Porque si no, hoy no estaría acá, estaría preso”, añadió.

Beatriz Mirkin fue una de las testigos que declaró en la causa y denunció una «operación política»

Como familiar, también declaró Sara Alperovich, ex legisladora provincial y tercera hija de los cuatro que tuvo el ex mandatario acusado. Según su relato, durante el tiempo que la denunciante trabajó con el ex gobernador llegaron a forjar entre las dos una relación de amistad, al punto en que la joven comenzó a contarle sobre una pareja que le ejercía violencia de género. “Yo estaba preocupada por F.L., le dije que si seguía con él se iba a seguir enfermando. Le dije que tenía que hacer terapia, que a mí me había pasado lo mismo…Ella cada vez se veía más flaca”, y agregó: “Desde febrero -de 2019- hasta que renunció -la denunciante- estaba muy mal y yo sabía que era por la violencia de género y el maltrato de esa persona hacia ella”.

“¿Cómo se enteró de la versión de los abusos?”, le preguntó el fiscal Abralde. “Nosotros ya habíamos perdido las elecciones. En noviembre es cuando ella denuncia, oh casualidad, el mismo día de la no violencia contra la mujer. Fue todo una gran campaña contra nosotros. Necesitaba llamar la atención”, respondió la ex legisladora provincial.

También declaró la ex senadora Beatriz Mirkin, quien fue diputada, senadora y candidata a vicegobernadora como compañera de fórmula de Alperovich en 2019. Su figura generó controversia en la causa por haber protagonizado una agenda feminista dentro del peronismo, siendo la única senadora que votó a favor de la ley IVE.

“No me cabe ninguna duda de que esto fue una campaña orquestada para afectar política y personalmente, no solamente a Alperovich, que lo mataron, sino a mí”, dijo y abundó: “No tengo dudas, aunque no lo pueda demostrar: hubo una campaña política de la oposición en cabeza de Carlos Cisneros”.


Seguir leyendo

Más leídas - últimas 48Hs.