Conectarse con nosotros

NACIONALES

Milei se mostró «orgulloso» del ajuste y aseguró que despedirán a miles de empleados públicos

Publicado

el


El Presidente se ufanó de la eliminación de la obra pública, el recorte de fondos a las provincias y el despido de trabajadores del Estado. Insultos a la oposición y a los medios de comunicación.
Sebastián Cazón

Por Sebastián Cazón

Sobre los pisos de mármol del lujoso Hotel Four Seasons, en el centro porteño, desfilaron ayer ejecutivos de empresas multinacionales, magnates y funcionarios del establishment financiero. Fueron a participar de las múltiples charlas del International Economic Forum of the Americas (IEFA) y se amontaron por la tarde para escuchar la exposición de Javier Milei. En lo que fue el cierre de la jornada, el Presidente se ufanó de estar ejecutando el “mayor ajuste de la historia”, advirtió que se darán de baja 70 mil contratos de empleados públicos (en Casa Rosada lo desmienten) e insultó a la oposición aliada por no acompañar la ley Bases. “Son unos delincuentes”, los fustigó. Desde la tribuna, el empresariado lo escuchó con atención, aunque con dudas respecto a la viabilidad política del programa económico. “El año que viene vamos a hacer una elección mucho mejor de la que hicimos y a meter todas las reformas que faltan”, prometió el mandatario, que ya piensa en la campaña 2025.

Milei fue la estrella del evento y así se lo hicieron sentir. Minutos antes de su entrada estelar, los organizadores atenuaron las luces de la sala de conferencias del hotel céntrico. «Ya adecuamos la atmósfera a los requerimientos de nuestro invitado especial», confesó la periodista Cristina Pérez, segundos antes de presentar al Presidente. Acompañado por su hermana Karina Milei –la encargada de cuidar al extremo la imagen presidencial– y del vocero Manuel Adorni, Milei ingresó al salón y fue recibido de pie y con aplausos por los asistentes.

La alocución, que en total duró un poco menos de una hora, estuvo dedicada en gran medida a cuestionar la herencia recibida –”no es para llorar”, aclaró– y enaltecer el feroz programa de ajuste. “Si algo nos quedó claro con El Jefe (por Karina), es que si verdaderamente llegábamos a ganar era porque esto estaba en una situación desastrosa», argumentó. Como horizonte, garantizó no desviarse ni un centímetro del ajuste fiscal, afirmó que se encadenó «a la política del déficit cero como Ulises al palo mayor» y que sus ministros les «pegan tiros a las sirenas» que pretenden desorientarlos del rumbo.

En el racconto económico subrayó que hubo mucho de «licuadora» (deterioro de los ingresos frente a la inflación), pero también de «motosierra». Sobre esto último, destacó el recorte de fondos a las provincias y se mostró «profundamente orgulloso» de haber eliminado la obra pública, a la que catalogó de una fuente de «corrupción y robo». Fue el momento más aplaudido de la jornada.

Acto siguiente, se refirió a los despidos en el Estado. En medio de la catarata de telegramas que recibieron miles de trabajadores públicos en los últimos días, el Presidente aseguró que ya echaron a «50 mil». Son datos que no se condicen con ningún registro oficial. «No solo eso, sino que se dieron de baja contratos. Y fíjense que se están cayendo más. Y van a caer 70 mil contratos», agregó envalentonado.

Las palabras de Milei se dieron en un momento de máxima incertidumbre por la finalización, este 31 de marzo, de más de 70 mil contratos de empleados de la Administración Pública Nacional (APN). En Casa Rosada, indican que el recorte alcanzará a un 15/20 por ciento de ese total, aunque el número concreto recién se conocerá en los primeros días de abril. Los gremios advierten que distintos responsables de áreas filtraron que la orden fue recortar entre un 20 y 30 por ciento. “No van a poder. Hoy se multiplicaron las protestas y la conflictividad va a seguir en aumento”, manifestó el secretario general de ATE, Rodolfo Aguiar, tras el discurso presidencial.

Entre simios, orkos y farsantes

Una vez más, Milei fue contra todos. Cargó contra «los Belliboni de la vida», que cuestionan el recorte y la licuación de los programas sociales; y «los simios» que critican la gestión porque «se quedaron sin pauta». En su pelea con los medios de comunicación, habló de un «círculo rojo analógico», se descargó contra quienes hablan de atraso cambiario y descartó una devaluación. «Hoy el tipo de cambio libre no muestra brecha. ¿Por qué lo voy a modificar arbitrariamente? ¿En función de qué? ¿De una cuenta hecha por economistas brutos?», lanzó y reiteró que buscará ir hacia «un sistema de banca libre con competencia de monedas».

A la lista de insultados sumó –una vez más– a la oposición, en particular al radicalismo y Hacemos Coalición Federal. Furioso por el rechazo a la ley Bases y al mega DNU, les endilgó no querer «ceder en sus curros». En medio de las negociaciones con los gobernadores para acelerar un nuevo tratamiento del proyecto, volvió a descalificar a los legisladores y dividió a la dirigencia en tres: los «orkos», «los que verdaderamente quieren el cambio» y los «farsantes». En este último grupo, ubicó a quienes «dicen que quieren el cambio, pero son como los orkos y les da vergüenza». «En el fondo, son la misma porquería», resumió y, para ser más contundente, los llamó «delincuentes».

Estamos mal, pero vamos bien

Las palabras de Milei fueron música para los oídos de los asistentes. Persistir en el «déficit cero», encaminarse a levantar el «cepo cambiario» y avanzar en las desregulaciones económicas es lo que fueron a escuchar. Satisfechos con el rumbo de la gestión, la máxima preocupación que manifestaron fue la sustentabilidad política del ajuste.

«Si no se votan las leyes, no habrá una buena situación en el futuro», señaló el presidente de Pan American Energy (PAE), Alejandro Bulgheroni, quien resaltó que Milei «está haciendo lo que puede» y que los «cambios van en la dirección correcta». «Hay un gobierno que trata de construir las bases para generar inversión masiva, como acelerador del crecimiento», añadió el exministro menemista y empresario José Luis Manzano, quien se ubicó en primera fila y pidió «más armonía» en el sistema político.

Ante las dudas por la falta de apoyo parlamentario, Milei respondió con un presagio. El mandatario vaticinó que La Libertad Avanzar tendrá una elección de medio término mejor que las presidenciales y que, con otra composición del Congreso, podrán sancionar los proyectos bloqueados. «Todas las 3.000 reformas que no hayamos podido meter ahora, las vamos a meter el 11 de diciembre de 2025», concluyó con la esperanza de poder profundizar el ajuste.


NACIONALES

Milei enfrentó la presión de los empresarios para que devalúe y levante el cepo: «El que fuga es un héroe»

Publicado

el


Fue en el cierre del Foro del Llao Llao. «Si compran dólares en negro, mejor», les dijo a los empresarios. Los grandes le pidieron devaluar y los tecnológicos que levante el cepo.

Por Luciana Glezer

Javier Milei retomó el discurso disrruptivo que ensayó en Davos y ante un selecto grupo de empresarios reunidos por su sponsor Eduardo Elsztain en el Llao Llao de Bariloche, retomó sus hits transgresores de la campaña: elogió la fuga de divisas y la compra de dólares en negro, como mecanismos indispensables para preservar el patrimonio en una Argentina con el peso destruido.

Pero cuando se tuvo que poner serio, Milei rechazó devaluar y abrir el cepo, dos reclamos persistentes de distintos sectores empresarios. El primero del campo y el segundo de las tecnológicas y mineras. «¿Por que quieren devaluar?» preguntó retóricamente Milei y explicó la necesidad de sostener la tasa de arrastre del tipo de cambio denominado crawling peg, que está en el 2% contra un 11% de inflación, inconsistencia macro que objeta el FMI. 

Al suscribirte aceptarás recibir el newsletter o las alertas de La Política Online. Te podés desuscribir cuando quieras

La tasa de «crawl» se ubica entre el 2% y el 3% mensual, en tanto la inflación corre al 150% anual, según las proyecciones más optimistas y la tasa de interés de referencia es del 70%. El manual del FMI exige la convergencia de estas variables. 

Pero no es el FMI lo que preocupa a parte de ese auditorio facilmente divisible en dos grupos de identidades bien marcadas. Por un lado «los viejos», con grandes desarrollos que acaparan la cadena de valor, lo que en muchos casos incluye materias primas exportables. Con inversiones diversificadas, forman parte del complejo agroexportador. Tienen campos. 

Este grupo tiene intereses muy distintos a la tropa de «los jóvenes».  Los herederos sub 30 se dedican al mundo de las startups, venden conocimiento a escala global y no tienen capital hundido. El primer grupo puja por la devaluación. El segundo por levantar el cepo. 

Pero Milei les avisó a ambos que van a tener que tener paciencia. Así como defendió el «atraso» del dólar, afirmó que levantar las restricciones llevará más tiempo y será de manera gradual. «El que fuga es un héroe», dijo y elogió a quienes «lograron escapar de las garras del Estado» tras el control de capitale. «Si compran dólares en negro, mejor», agregó.

El que fuga es un héroe, logró escapar d elas garras del Estado. Si compan dólares en negro mejor.

Como siempre, Milei se jactó del ajuste «sin precedentes» que lleva adelante desde el 10 de diciembre del año pasado y que, según él, fue de «13 puntos del PBI, resultantes de una corrección de 7 puntos en el déficit del Tesoro y otros 6 puntos del cuasi fiscal».

Sobre el aumento salarial de los senadores, afirmó: «Con estas acciones, la casta me beneficia» y agregó «no puede haber subsecretarios y directores que ganen mas que yo».

Milei llegó a Bariloche la noche de este jueves lo que implicó el despliegue de un operativo de seguridad sin precedentes que sitió la Ciudad con cortes totales. Se trasladó al hotel en helicóptero. Al llegar, se encerró suite royal y bajo recién este viernes a la mañana. Así evito saludar a su par paraguayo Santiago Peña. la relación entre ambos mandatarios no pasa por su mejor momento. 

Durante el discurso de Milei, algunos empresarios tuiteros activaron sus teléfonos. Pero tuvieron que borrar sus posteos inmediatamente. Las publicaciones eran detectadas en simultáneo, y personal de seguridad se acercaba uno por uno a pedir que eliminen la información de sus redes sociales. 

«Como todos los años, es costumbre desde la organización convocar a las reuniones de todos los participantes bajo la regla de Chatham House, para permitir conversaciones que enaltezcan la dinámica», explicaron desde el Foro. Esto significa que los participantes pueden hablar de lo conversado, pero no pueden detallar quién dijo cada cosa. El nombre proviene de la sede del Real Instituto de Asuntos Internacionales de Londres, también conocido como Chatham House, donde surgió la regla en junio de 1927.

Fue una pijamada de adoctrinamiento y una marcada de cancha al rumbo del país. Como cuando el subcomandante Marcos lee en los fogones pero nivel 5 estrellas. 

Tras su intervención, Javier Milei no dió lugar a preguntas. Se dice que hubo una reunión acotada solo para algunos privilegiados. 

También fue de la partida el presidente uruguayo Luis Lacalle Pou. No se cruzo con Milei porque estuvo el miércoles, para la apertura, como invitado estrella. Llegó con «la banda de los charruas» como se denomina los residentes en el país vecino, como el caso emblemático de Marco Galperín, que por cierto fue el participante mas «popular» del evento. Viajaron en el avión de Carlos Miguens, accionista de las empresas San Miguel, Central Puerto y Patagonia Gold. También formaban parte de la tripulación, Martín Migoya y Guibert Englebienne (Globant), Matías Woloski (Auth0), Gastón Taratuta (Grupo Aleph), Juan Manuel Collado (Grupo Tapebicuá) y Sebastián Serrano (Ripio).

Pero además de recibir a tres presidentes, el Foro del Llao Llao tuvo un continuado de actividades. La agenda incluyó conversatorios programáticos para el mediano plazo con los académicos como Martín Gurri, exanalista de la CIA norteamericana, nacido en Cuba y criado en los Estados Unidos; el funcionario del Banco Mundial, Marcello Estevao, exsecretario de Asuntos Internacionales del Ministerio de Finanzas de Brasil; Daniel Kerner, de Eurasia Group; el politólogo, docente e investigador de la Universidad de Lisboa, Andrés Malamud; el exministro de Producción de Perú, Piero Ghezzi; Bernardo Larraín, empresario, dirigente gremial de Chile; el CEO de Grupo Don Mario, Ignacio Bartolomé; Roberto Sallouti (BTG Pactual), el banco de inversión más grande de América Latina. 

Dato no menor es que cuando el CEO del brasileño BGT Pactual saludó a Milei, lo reivindicó como el presidente que esta torciendo (para bien) la historia de la Argentina. Este banco, se quiere quedar con el Banco Nación y presiona para que Toto Caputo lo privatice.

«Es una pijamada de adoctrinamiento y una marcada de cancha al rumbo del país. Como cuando el subcomandante Marcos lee en los fogones pero nivel 5 estrellas», relató a LPO un periodista que cubre todos los años el Foro. 

La agenda del Foro incluyó actividades «humanísticas» como una caminata reflexiva o espacios de meditación. La caminata molestó a las pocas mujeres que asisten al encuentro que se quejaban del impacto de la persistente llovizna sobre sus peinados. 

La agenda del Foro incluyó actividades «humanísticas» como una caminata reflexiva o espacios de meditación. Las pocas mujeres que accedieron al encuentro se quejaban del impacto de la persistente llovizna en sus peinados, durante las caminatas. Mejor rating tuvo el concurso por el mejor Gin Tonic que condujo Ivan De Pineda. 

El Llao Llao es propiedad de Eduardo Elsztain (Grupo IRSA) y David Sutton (Grupo Alvear) anfitriones del encuentro y en el caso del primero con funcionarios que le responden en cargos claves vinculados a sus intereses en el real state. 


Seguir leyendo

Más leídas - últimas 48Hs.