Conectarse con nosotros

NACIONALES

La Iglesia Católica salió a criticar la propuesta de debate sobre la marihuana del Presidente

Publicado

el


«La clase política sigue una agenda que no es de este tiempo» y «se sigue entreteniendo con temas de campaña», advirtió la Comisión Nacional Pastoral de Adicciones y Droga dependencia.

Luego que el presidente Alberto Fernández planteara el debate sobre la legalización del consumo de marihuana, la Iglesia salió hoy a criticar esa posibilidad y consideró que «la clase política sigue una agenda que no es de este tiempo», mientras se «sigue entreteniendo con temas de campaña». «Resulta muy triste que lo único que una la famosa grieta sean los temas que ignoran la vida y la opinión de los sectores populares», expresó mediante un comunicado la Comisión Nacional de Pastoral de Adicciones y Drogadependencia, de la Conferencia Episcopal Argentina.

«Quienes vivimos y trabajamos en los barrios populares —y no somos turistas en ellos— sabemos del daño que ocasionan el alcohol y la marihuana en los niños, adolescentes y jóvenes abandonados a su suerte por un Estado de carácter liberal. Sin mayores ayudas para que puedan desarrollar sus vidas como Dios manda, terminan entrampados en drogas que los condicionarán de por vida», advirtió la comisión de la Iglesia Católica. Además, se marcó que «mientras la sociedad mira desconcertada el abismo cada vez mayor entre ricos y pobres, la política argentina se sigue entreteniendo con temas de campaña».

Días atrás, el presidente Fernández aseguró que no tiene problemas en abrir el debate sobre la legalización de la marihuana y pidió que sea «sin hipocresías».

Según se expresó en el comunicado eclesiástico, «es inexplicable que hoy se hable de hipocresía al momento de hablar de la legalización de la marihuana (y otras drogas) en el contexto de pobreza e indigencia que viven cientos de miles de adolescentes y jóvenes que no pueden aspirar a una capacitación seria o a un trabajo digno, fruto de décadas de postergación».

En ese sentido se advirtió que «la clase política sigue una agenda que no es de este tiempo en los barrios populares ni tampoco de las clases medias ya resignadas a su decadencia. Por eso intentan dar clases de pobrismos los mismos que los originaron o hablan del uso recreativo del cannabis como si fuéramos un país nórdico». En el mismo sentido, se señaló que «lo que hoy debieran estar discutiendo Gobierno y oposición es la manera real en que estos jóvenes puedan acceder a un trabajo digno en los barrios más pobres».

Y se destacó que «la hipocresía sigue siendo no responder a esa gran demanda que lleva años en nuestro país: ¿Cómo originar trabajo? ¿Acaso hay algún otro negocio que debamos conocer los argentinos y que se esconde en esta especie de búsqueda de votos juveniles con promesas auspiciadas por el merchandising del cannabis?».

«Desde la Comisión de Adicciones de la Iglesia Católica hemos hablado muchas veces de este tema, pero los intereses económicos y políticos prevalecen. La mirada burguesa de sectores oficialistas y de la oposición nada tienen que ver con un sentido integral y popular de la vida. ¿Todavía no saldamos la deuda con tantos muertos en la Argentina por Covid y ya estamos buscando chocar una vez más con nuestro pueblo herido?», se señaló.

Por otra parte, se abrieron otros interrogantes: «¿La propuesta es legalizar la marihuana cuando todavía no tenemos lugares de recuperación para los miles de pibes y pibas que están desapareciendo a causa del consumo del paco? ¿La propuesta es legalizar la marihuana cuando la gran mayoría de los jóvenes de nuestros barrios más pobres no llega a terminar la secundaria y tampoco encuentra trabajo?».

«¿La propuesta es legalizar la marihuana cuando en nuestros barrios más pobres no hay agua, cloacas, luz, escuela, club? ¿La propuesta es legalizar la marihuana cuando tenemos más pibes y pibas flagelados por la droga en las cárceles que en hogares de recuperación?», interrogaron desde la comisión.


NACIONALES

AFIP fiscaliza tus compras: mirá desde qué montos

Publicado

el



Informaron que es por la información que recibe sobre acreditaciones mensuales, extracciones, saldos de las cuentas y consumos con tarjetas.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) actualizó los montos mínimos a partir de los cuales los bancos deben informar los movimientos en las cuentas y tarjetas de las y los contribuyentes.

Las modificaciones permiten a las entidades financieras agilizar su operatoria y el organismo optimiza la información que recibe en forma automática y permanente sobre acreditaciones mensuales, extracciones, saldos de las cuentas, los depósitos a plazo y consumos con tarjetas.

La última actualización se había realizado en 2018. La normativa de la autoridad tributaria, que se publicará este jueves en el Boletín Oficial, incrementa de $10.000 a $30.000 el monto mínimo a partir del cual las entidades financieras deben reportar consumos con tarjeta de débito.

Asimismo, la Resolución General 5138/2022 eleva de $30.000 a $90.000 la cifra mínima para informar las acreditaciones, extracciones, saldos de las cuentas y los depósitos a plazo fijo.

La normativa también introduce mejoras en relación con la información que reportan los bancos sobre los movimientos de las cuentas especiales creadas para la repatriación de activos en el exterior vinculadas al Aporte Solidario y Extraordinario así como las previstas por el Programa de Normalización de la Ley de Incentivo a la Construcción Federal Argentina y Acceso a la Vivienda.

La suba de tasas de interés anunciada por el Banco Central de la República Argentina (BCRA) tendrá impacto en el costo de financiarse a través de las tarjetas de crédito. Es que el tope la tasa nominal anual (TNA) pasó del 43% a 49% -6 puntos porcentuales- desde el pasado 6 de enero.

Mediante la Comunicación A7432, el BCRA decidió «sustituir, con vigencia a partir del ciclo de facturación correspondiente a enero de 2022, al 49% nominal anual el límite al interés compensatorio para financiaciones vinculadas a tarjetas de crédito que pueden aplicar las entidades financieras».

Como 49% es el máximo de TNA que pueden aplicar las entidades financieras, queda en estas si aplican un interés menor a sus clientes.

El Banco Central subió los tipos de interés para las Leliq y los plazos fijos, lo que también obligó a mover la TNA de las tarjetas de crédito.

Uno de los motivos por los cuales el Banco Central fue reticente a subir la tasa de interés a lo largo de todo el 2021 es que no quería afectar el costo del dinero y, por ende, la actividad económica.


Seguir leyendo

Más leídas - últimas 48Hs.