Conectarse con nosotros

NACIONALES

El discurso de Cristina Kirchner, el viaje de Alberto Fernández y la movilización del 24 de marzo

Publicado

el


Cristina Kircher insistirá el martes en el CCK sobre la intervención del Partido Judicial no sólo en el país sino sobre las democracias de la región. El Presidente abrirá el foro de DDHH y el viernes viaja a Dominicana. Críticas internas. Y las consignas para la conmemoración del golpe. 

Melisa Molina

Por Melisa Molina

La semana que comienza será muy intensa para el Frente de Todos. El lunes hablará el presidente Alberto Fernández en el Centro Cultural Kirchner; el martes –en el mismo escenario– lo hará la vicepresidenta, Cristina Fernández. El viernes, en tanto, el kirchnerismo movilizará a Plaza de Mayo para levantar las consignas de Memoria, Verdad y Justicia, como todos los años, pero esta vez lo hará mientras exige que se levante la proscripción a la vicepresidenta y con duras críticas al poder judicial. Ese mismo día, el Presidente se subirá a un avión con destino a República Dominicana para participar de la cumbre Iberoamericana. El tercer socio de la coalición oficialista, el ministro de Economía, Sergio Massa, volvió el fin de semana al país luego de estar en Panamá participando de una cumbre del BID y dio la orden a su equipo para que trabaje en nuevas medidas económicas. Sucede que después del 6,6 por ciento de inflación que se conoció la semana pasada, el Frente de Todos transita un momento crítico porque se aceleran los tiempos de cara al cierre de listas, los resultados económicos no mejoran, y cada día crecen más las expectativas sobre quién será el candidato del espacio.

El lunes la agenda política comenzará cargada con el discurso que el Presidente dará a las seis de la tarde en el tercer Foro de Derechos Humanos que organiza el ministerio de Justicia junto con la CIPDH-Unesco. Allí estará acompañado por la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto; el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel; la directora del CIPDH Unesco, Fernanda Gil Lozano, y el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla Corti. El día siguiente, a las 19, será el turno de la vicepresidenta que cerrará el encuentro del Grupo de Puebla. En un principio ese acto se iba a realizar en diciembre del año pasado. El mandatario y la vice iban a mostrarse juntos, pero a último momento fue suspendido porque la dirigenta se contagió de covid y no pudo participar. Ahora hablarán por separado. Es conocido que el diálogo entre ellos está cortado. La última vez que se vieron las caras fue en la apertura de las sesiones legislativas el primero de marzo. No se veían desde hacía seis meses.

El título de la charla que dará CFK no da rodeos: «Voluntad Popular y democracia: del partido militar al partido judicial”, le puso. La vicepresidenta había enfatizado ese eje casi de manera textual cuando hace unas semanas protagonizó una charla en el Senado junto a la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto. En aquella ocasión, CFK comparó la situación de la dictadura con la actualidad, al remarcar que «hoy hay otras formas más solapadas y más sutiles de clausurar los sueños de aquellos que piensan que un país y un mundo diferente puede ser posible. Lo clausuran bajo formas mucho más sutiles: ya no son tanques, ahora son los Tribunales«. «Esa complicidad de los medios de comunicación no ha cambiado», finalizó. Según dicen desde el kirchnerismo, en el discurso de CFK «va a insistir con alguno de los puntos que estuvo marcando en sus últimas intervenciones y hablará sobre cómo este problema con el ´Partido Judicial´ no afecta solo a Argentina, sino a todo el continente y es un disciplinador de la clase política».

Según contaron a este diario algunos de los organizadores del evento, la idea es, entre otras, que los distintos países de la región puedan hacer una lectura de lo que ocurre como la que plantea el kirchnerismo sobre la situación judicial de la vicepresidenta y la persecución a los líderes políticos y que la interpretación de lo que pasa no sea solo la que hacen los grandes medios de comunicación hegemónicos de cada país, con sus intereses corporativos.

Desde el kirchnerismo, en el marco de los 40 años de democracia que se cumplirán en diciembre, y en la previa del nuevo aniversario del 24 de marzo de 1976, están presentando al «Partido Judicial» como el nuevo ejecutor de lo que antes, durante la dictadura, se encargaban los militares. Hablan del Poder Judicial como un interventor de la democracia. El secretario de Derechos Humanos explicó en detalle esta hipótesis: «El uso del poder judicial es la nueva estrategia que tiene el poder real para penetrar e intervenir la democracia. Para proscribir a una dirigente política en contra del pueblo». «El Poder Judicial está entrometiéndose en la propuesta electoral. De ese modo los enemigos de ayer siguen trabajando para un país para pocos», aclaró. 

El ministro del Interior, Eduardo de Pedro, también miembro de La Cámpora, expresó este fin de semana que «es necesario seguir militando para que haya una democracia plena, para que Cristina Fernández siga siendo esa barrera de contención al avance de la derecha y que pueda decidir y definir cómo sigue nuestro proyecto popular y nacional, democrático e inclusivo» (ver aparte). Otro de los que se sumó las declaraciones fue el senador Oscar Parrilli, quien el domingo sostuvo que «no hay democracia si hay proscripción, fraudes o utilización de la violencia», y que por ese motivo es urgente reclamar la «absolución total», de CFK.

Mientras el kirchnerismo se esforzará para que todos estos reclamos y consignas sean protagonistas el 24 en Plaza de Mayo, el Presidente no estará en la Argentina. El mandatario sigue recluido en la Quinta de Olivos donde se recupera del bloqueo radicular que le hicieron en la zona lumbar y su entorno confía que esta semana ya podrá volver a su actividad normal. El viernes por la mañana la idea es que Fernández se suba a un avión con destino a Santo Domingo, donde se llevará a cabo la XXVIII Cumbre Iberoamericana de Jefes y Jefas de Estado y de Gobierno, que abordará temas como la crisis medioambiental, transformación digital, seguridad alimentaria y arquitectura financiera internacional. El presidente también mantendría una reunión con los presidentes de Chile, Gabriel Boric; de México, Andrés Manuel López Obrador; de Honduras, Xiomara Castro; de Colombia, Gustavo Petro; y de Bolivia, Luis Arce«Alberto se desentiende de la gestión y se va al exterior y los que terminan hablando de la inflación y de los problemas de la economía son CFK y Massa«, se quejan los que se identifican con la vice.


NACIONALES

Condenaron a José Alperovich a 16 años de prisión por abuso sexual a su sobrina y quedará detenido

Publicado

el


Al ex gobernador tucumano se lo juzgó por un total de nueve hechos de agresión sexual. Será con prisión efectiva. Los delitos ocurrieron entre el 14 de diciembre de 2017 y el 26 de marzo de 2018. También lo inhabilitaron a ejercer cargos públicos

Pasadas las 20, el juez Ramos Padilla leyó la sentencia contra José Alperovich por abuso sexual contra su sobrina: el ex gobernador de Tucumán fue condenado a 16 años de prisión por abuso sexual contra su sobrina y quedará detenido inmediatamente. Además, el magistrado lo inhabilitó de por vida a ejercer cargos públicos nacionales y provinciales.

El debate oral y público contra el ex gobernador de Tucumán comenzó el pasado 5 de febrero, donde se lo juzgó por un total de nueve delitos de tentativa de abuso, abuso simple y abuso agravado con acceso carnal. Se llevaron a cabo 15 audiencias y participaron casi 70 testigos y peritos. Este martes Alperovich se negó a decir sus últimas palabras antes del veredicto y el juez Juan Martín Ramos Padilla fijó para las 20 de hoy, luego de un cuarto intermedio.

La víctima, 35 años menor que el denunciado, además de ser su sobrina, trabajaba para él en la campaña política electoral que intentaba reubicarlo por cuarta vez en la gobernación de Tucumán en las elecciones de 2019.

Según la investigación, los delitos ocurrieron entre el 14 de diciembre de 2017 y el 26 de marzo de 2018 en las ciudades de San Miguel de Tucumán y Yerba Buena, y en un departamento de Alperovich en el barrio porteño de Puerto Madero, momento en el que ocupaba una banca en el Senado.

Entre los testigos que fueron convocados por la Justicia asistieron distintos familiares de la denunciante, como sus padres y su abuela. También amigas y ex compañeros de trabajo. Todos se dieron cuenta de su notorio deterioro físico, psíquico y emocional durante la época en que F.L. trabajó para el entonces senador nacional.

Según los denunciantes, los “accesos”, “tocamientos” y “situaciones indecorosas” ocurrieron en uno los departamentos del acusado en Puerto Madero; en su auto personal mientras viajaban a realizar visitas al interior de Tucumán en el marco de una campaña proselitista para competir contra Juan Manzur por la gobernación de 2019; en el búnker de Alperovich de la calle Martín Fierro de la capital provincial y en dos quintas de la localidad de Yerba Buena.

A lo largo de las audiencias, Carolina Cymerman y Pablo Rovatti, integrantes de la querella, denunciaron: “José Jorge Alperovich es el autor de todos los hechos (…), que ocurrieron en diferentes domicilios ubicados tanto en esta ciudad como en San Miguel de Tucumán y en el vehículo de Alperovich. Para cometerlos, el imputado se valió de su enorme poder que detentaba a nivel laboral, familiar y político en toda la provincia. Él había sido elegido tres veces gobernador y era, para la época de los hechos, senador nacional y asesor ad honorem para la provincia”.

En sintonía, el representante del Ministerio Público, Sandro Abraldes, expresó: “Este juicio es un juicio de la impunidad del poder”, y precisó: “José Alperovich estuvo siempre ubicado arriba, en una posición de poder amplio, y F.L. muy por debajo, en un área de sometimiento. Según sostuvo, el acusado, cuando vio a la denunciante (por primera vez, en un evento político), decidió que debía sumarla a su equipo porque su belleza física le provocó un gran impacto. No la quería para trabajar con él, la quería para la cama”.

Del otro lado, la defensa rechazó la existencia de todos los hechos y abonó la teoría de una “causa armada”. Para eso, deslizó sospechas respecto de la financiación de los pasacalles que salieron a la luz un día después de la carta que publicó la denunciante en noviembre de 2019 acusando de abuso a su tío segundo. Esos carteles, dijo, se vieron en Buenos Aires, Córdoba y Tucumán y vinculaban al imputado con el actor Juan Darthés. En ese marco apuntó contra el actual diputado nacional Carlos Cisneros, reconocido adversario político del ex gobernador en su provincia.

Al respecto, la querella respondió: “Alperovich dijo que todo esto es una gran mentira, que él no hizo nada de lo que se lo acusa, que se trata incluso de una denuncia falsa enmarcada en una campaña sucia preparada por -el diputado nacional- Carlos Cisneros, supuesto enemigo suyo toda la vida, y por -el exconcejal de San Miguel de Tucumán y expareja de la presunta damnificada- David Mizrahi. (…) Nada de esto resulta creíble ni verosímil: no tiene ningún sentido”.

El padre de F.L. es primo hermano de José Alperovich. Según relató en su declaración, tenían una “relación de toda la vida, de jugar juntos cuando éramos chicos”. “Mi padre era hermano de su mamá, Marta Alperovich. Mi padre fue padrino de José Alperovich”, dijo.

“Yo a José lo acompañé durante muchos años, no solo como primo en el año 2003, cuando comenzó su historia política. Yo le dije que lo acompañaba porque era su primo y porque lo amaba y quería que le fuera bien. Y le fue muy bien. Después pasó el tiempo, 2010, ya no era más José: tenía otra mirada, otra postura, otra actitud. No sé, la cabeza, el poder”, aseguró y añadió: “Si vos querés conocer a una persona, dale poder, y te vas a dar cuenta quién es. Esa psicopatía que tenía José yo no la conocía”.

Al momento de relatar sobre la denuncia de su hija recordó: “Una mañana, no me acuerdo exactamente la fecha, mi hija me sentó en un café -en Yerba Buena-, después de haberla visto durante un tiempo prologando poco estable emocionalmente, muy delgada, me dijo ‘papá, necesito estar con vos’. Ahí me dijo ‘me pasó lo que me pasó’. Me cuesta decirlo, soy el papá. Después de ahí volví a fumar después de 5 años”.

“Papá, me acosaron. Papá, me violaron”, detalló cuando le pidieron especificar los detalles de esa charla ocurrida en 2019. “¿Cómo que te violaron, si es mi primo? Ahí le pedí que no me contara más. Ya el balazo lo tenía adentro… Ahí empezó mi lucha. Tenía dos opciones, y ustedes que son padres me van a entender. Por suerte tomé la opción más inteligente. Porque si no, hoy no estaría acá, estaría preso”, añadió.

Beatriz Mirkin fue una de las testigos que declaró en la causa y denunció una «operación política»

Como familiar, también declaró Sara Alperovich, ex legisladora provincial y tercera hija de los cuatro que tuvo el ex mandatario acusado. Según su relato, durante el tiempo que la denunciante trabajó con el ex gobernador llegaron a forjar entre las dos una relación de amistad, al punto en que la joven comenzó a contarle sobre una pareja que le ejercía violencia de género. “Yo estaba preocupada por F.L., le dije que si seguía con él se iba a seguir enfermando. Le dije que tenía que hacer terapia, que a mí me había pasado lo mismo…Ella cada vez se veía más flaca”, y agregó: “Desde febrero -de 2019- hasta que renunció -la denunciante- estaba muy mal y yo sabía que era por la violencia de género y el maltrato de esa persona hacia ella”.

“¿Cómo se enteró de la versión de los abusos?”, le preguntó el fiscal Abralde. “Nosotros ya habíamos perdido las elecciones. En noviembre es cuando ella denuncia, oh casualidad, el mismo día de la no violencia contra la mujer. Fue todo una gran campaña contra nosotros. Necesitaba llamar la atención”, respondió la ex legisladora provincial.

También declaró la ex senadora Beatriz Mirkin, quien fue diputada, senadora y candidata a vicegobernadora como compañera de fórmula de Alperovich en 2019. Su figura generó controversia en la causa por haber protagonizado una agenda feminista dentro del peronismo, siendo la única senadora que votó a favor de la ley IVE.

“No me cabe ninguna duda de que esto fue una campaña orquestada para afectar política y personalmente, no solamente a Alperovich, que lo mataron, sino a mí”, dijo y abundó: “No tengo dudas, aunque no lo pueda demostrar: hubo una campaña política de la oposición en cabeza de Carlos Cisneros”.


Seguir leyendo

Más leídas - últimas 48Hs.