Conectarse con nosotros

NACIONALES

Diego Giuliano será el nuevo ministro de Transporte tras la renuncia de Alexis Guerrera

Publicado

el



Así lo oficializó el Gobierno a través de un comunicado de prensa. El nuevo titular de la cartera se desempeñaba como secretario del área.

El Gobierno oficializó la designación del secretario de Transporte Diego Giuliano quien asumirá al frente del Ministerio de Transporte a partir del 1° de diciembre, luego de la renuncia de Alexis Guerrera por motivos de salud. Lo hizo a través de un comunicado de prensa.

«El presidente agradece la enorme tarea llevada adelante por Guerrera en el Ministerio y le desea una pronta recuperación», sostiene la letra de documento difundido, y agrega: «El nuevo ministro de Transporte será Diego Giuliano, quien se desempeñaba hasta hoy como Secretario del área, garantizando así la continuidad del plan de modernización, la política y el equipo de gestión».

«Agradezco la enorme tarea realizada por Alexis Guerrera en el Ministerio de Transporte y le deseo una pronta recuperación», publicó Fernández en su cuenta de Twitter.

En ese marco, el Presidente precisó: «Sabemos que su tarea será continuada con el mismo compromiso y eficiencia por el actual secretario Diego Giuliano, a quien he designado como nuevo ministro del área».

A través de un hilo de Twitter, Guerrera confirmó los motivos que lo llevaron a dar un paso al costado y agradeció al mandatario y a su dirigente político y actual ministro de Economía, Sergio Massa, por la confianza.

«Quiero agradecer profundamente al presidente Alberto Fernández y al ministro Sergio Massa por haber confiado en mí durante estos 19 meses de gestión en los cuales hemos desarrollado políticas públicas que nos permitieron recuperar el sistema de transporte en sus diferentes modalidades», publicó.

«El camino, no obstante, será el mismo: seguir desarrollando un Plan de Modernización del Transporte que tiene más de 500 obras y servicios en todo el país», insistió el funcionario al detallar que Giuliano asumirá en su reemplazo.

Durante la mañana de hoy se produjo un encuentro en Casa Rosada entre el mandatario, el ministro saliente y el entrante, para coordinar el traspaso de forma ordenada. Giuliano se desempeñó como subdirector ejecutivo en la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) y realizó tareas en la supervisión y control del transporte de carga y pasajeros desde enero de 2020 hasta junio del 2021.

Actualmente se desempeñaba como secretario de Transporte. Nacido en la ciudad de Rosario, es abogado y profesor universitario y fue, además, concejal de Rosario en dos períodos (2009-2013 y 2013-2017).

Ligado al ala más conservadora del peronismo, protagonizó acuerdos con el PRO en 2013, y actualmente responde Sergio Massa. Luego de conducir la cartera durante 19 meses, y tras los rumores de alejamiento de la gestión del Frente de Todos, Guerrera sepultó las dudas que giraban en torno a un posible pedido de licencia al presentar su renuncia.


NACIONALES

Cristina propone un pacto parlamentario para proteger la caja de las provincias

Publicado

el


La ex presidenta cree que la discusión del momento no es ideológica ni partidaria, se trata de sancionar leyes para garantizar los recursos de las provincias.

Cristina Kirchner está convencida que este año la discusión central de la Argentina debe darse en el Congreso. «La justicia tiene tiempos muy lentos y el ajuste sobre las provincias las va a poner en crisis en dos o tres meses», evalúa un dirigente del kirchnerismo que habla con la ex presidenta.

Por eso, Cristina cree que la ferocidad del ajuste que lanzó Milei obliga a deponer pruritos partidarios, ideológicos y hasta especulaciones electorales, para trabajar un acuerdo parlamentario que reponga a las provincias los recursos que necesitan para sobrevivir. Esto es lo básico: pagar sueldos de estatales, municipales, policías, médicos y docentes.

Los mecanismos posibles van desde reponer por ley el Fondo Docente, hasta sancionar la coparticipación de un parte del impuesto PAIS, restituir el Fondo Sojero que devuelve a las provincias el 30 por ciento de lo que recaudan las retenciones o cualquier otra alternativa que surja de los acuerdos en el Congreso.

La oposición dialoguista tiene que cruzar el Rubicón y atreverse a votar junto al peronismo. Porque no se trata sólo de conseguir la mayoría para sancionar las leyes, sino de alcanzar los dos tercios para poder rechazar un veto de Milei, que se descuenta inevitable.

Política gonzo

La velocidad es un tema central. En el entorno de la ex presidenta ven a Milei «avanzando a 180 kilómetros por hora y sin frenar en las curvas». Por eso, creen que el acuerdo parlamentario tiene que ocurrir rápido, porque en pocas semanas la crisis puede empezar a estallar en las provincias. Ya hubo amagues de sublevación policial en Tucumán y Catamarca. «Estamos ante un problema de caja, después viene la política», sintetizan.

La velocidad es un tema central. En el entorno de la ex presidenta ven a Milei «avanzando a 180 kilómetros por hora y sin frenar en las curvas». 

La ex presidenta está convencida que el plan de Milei sigue siendo la dolarización, que podría ocurrir en los próximos meses. «Milei no puede seguir ajustando eternamente, necesita cristalizar esta situación, por eso va a dolarizar», explica un economista que habla con Cristina sobre el modelo en marcha. Un experimento que puede llevar al país a una tensión límite porque «hay mucha gente que no está de acuerdo con dolarizar».

«Esto la Argentina nunca lo vivió, no es neoliberalismo, esto es anarcocapitalismo», agrega el economista que cree que si Milei tiene éxito, Argentina se convertirá en un típico país latinoamericano «con una clase media muy enflaquecida, una altísima pobreza estructural y un núcleo muy concentrado y pequeño de grandes riquezas». «Es la muerte definitiva del país del ascenso social», vaticinan.

Los asesores que rodean a la ex presidenta analizan al detalle el impacto del ajuste sobre la sociedad y creen que paradójicamente, Milei es beneficiario de las política sociales de las últimas décadas. «En el 2001 no existía la AUH, ni el Plan Alimentar, ni las moratorias jubilatorias. Hoy un jubilado cobra 180 mil pesos, que es muy poco, pero en el 2001 cobraba cero, por eso todavía la sociedad aguanta», explican.

De hecho uno de los gráficos que la ex presidenta sigue con más atención es la evolución del índice salarial (Ripte) cruzado con la línea de la pobreza. Si bien desde que asumió Milei se desplomó, acentuando una caída iniciada en los gobiernos de Macri y Alberto, todavía no perforó la línea de la pobreza como ocurrió en el 2001.

«La onda más fuerte del ajuste es probable que se sienta entre marzo y abril, como dice el propio Milei», reconocen en el entorno de Cristina. ¿Significa esto que en ese momento es posible que la Argentina enfrente un estallido social?

Cristina propone un pacto parlamentario para proteger la caja de las provincias

«Nadie puede predecir el desencadenante de una crisis, seguramente antes de Carrasco hubo muchos conscriptos muertos o torturados, pero ese día la sociedad dijo basta y la colimba cayó ¿Por qué no ocurrió antes o después? Imposible saberlo», explica un dirigente que suele hablar de estos temas con la ex presidenta.

Por eso, Cristina analiza dos momentos. Uno urgente que es el acuerdo parlamentario para proteger los recursos que necesitan las provincias para sobrevivir este año. Y otro más político que es abrir en el peronismo una discusión que adecúe sus propuestas al nuevo mundo que se abrió con la irrupción de Milei, imposible de disociar de la frustrada experiencia de gobierno de Alberto Fernández.

Algo de esto planteó Cristina en su último documento, donde avanzó sobre temas tabúes para el ideario kirchnerista como las privatizaciones, un régimen especial para las grandes inversiones, la reforma laboral y la necesidad de mantener el equilibrio fiscal. «Todos hablan del Estado presente, pero esos mismos dirigentes que defienden la escuela pública mandan a sus hijos a colegios privados, defienden la salud pública y tienen prepaga y viven en countries custodiados. Hay que sincerar la discusión sobre que Estado tenemos», reflexiona un dirigente importante del kirchnerismo, crítico de alguno de sus pares.

La ex presidenta suele comentar que ella no está en contra de la participación privada en empresas públicas y pone como ejemplo el modelo de YPF.

El documento, incluso motivo un interesantísimo intercambio entre la ex presidenta y el líder de La Bancaria, Sergio Palazzo. El diputado le cuestionó que incluyera entre los temas a debatir las privatizaciones. «Sergio, si el Banco Nación tuviera 50% de capital privado y cotizara en Wall Street como el Macro o el Galicia ¿Vos pensás que hubiera pasado por el directorio un préstamo como el de Vicentín?», lo desafió Cristina.

En efecto la ex presidenta suele comentar que ella no está en contra de la participación privada en empresas públicas y pone como ejemplo el modelo de YPF.

Esa parte propositiva del documento de Cristina parece buscar abrir una discusión para una actualización del peronismo, que claro, debe sortear la crisis de liderazgo que transita.

Una crisis que no se resuelve solamente con el relevo de Alberto Fernández de la presidencia del partido y que plantea desafíos mucho más profundos y que llevan a preguntarse porqué dirigentes exitosos que se han convertido en gobernadores, como Martín Llaryora, Rolo Figueroa o Claudio Vidal, han decidido alejarse del peronismo.


Seguir leyendo

Más leídas - últimas 48Hs.