Conectarse con nosotros

PROVINCIALES

Río Gallegos: alerta por una nueva estafa que está circulando por WhatsApp

Publicado

el



Se engaña al usuario diciéndole que un ser querido está en problemas y se solicita una transferencia de $1500 para «la cuenta del dr Martin».

Varios vecinos de Río Gallegos advirtieron sobre una nueva modalidad delictiva que comenzó a circular por WhatsApp. En este caso, un ciberdelincuente se hace pasar por la pareja de la persona a la que contacta para pedirle dinero.

Desde un número desconocido, se trata de engañar al usuario diciéndole que un ser querido está en problemas. El impostor envía un código de CBU y solicita que le transfieran «1500 pesos a la cuenta del dr Martin».

A través de las redes sociales, algunos vecinos pidieron precaución a la comunidad para no caer en esta estafa, principalmente a los adultos mayores. «Póngale en sus estados de WhatsApp para avisar a los Abuelitos o gente mayor que no sepa de ésto!!», manifestó una internauta.

¿Qué tenés que hacer si recibís un mensaje de este tipo?
Verifícalo antes de actuar. Busca por tu cuenta el número de teléfono de ese amigo o familiar. Llamalo o comunícate con otro familiar para averiguar lo que está sucediendo. Incluso si la persona que se comunicó contigo te dijo que no lo hagas.
No pagues. No hagas una transferencia de dinero. Cualquier persona que te exija un pago de alguna de estas maneras siempre, pero siempre, es un estafador.
Si le enviaste dinero a un estafador de emergencias familiares, comunícate con la compañía que utilizaste para enviar el dinero (servicio de transferencias de dinero, banco, compañía de tarjeta de regalo o compañía de tarjeta de dinero recargable) e infórmales que fue una transacción fraudulenta. De ser posible, pedí que reviertan la transacción.


PROVINCIALES

Santa Cruz: dos chicas golpearon brutalmente a otra de 14 años para robarle el celular

Publicado

el



Una jovencita de 14 años fue víctima de otras dos adolescentes que la golpearon cuando se resistió a un robo. Aunque ya le habían sacado el celular, la agredieron.

Una jovencita fue golpeada por otra de 17 en una plaza, mientras una segunda grababa lo que ocurrió. Una mujer motoquera logró salvarla.

Daniela Ñancufil, madre de la víctima, se mostró indignada por la falta de intervención de la gente que vio todo. Pidió a la Policía que recorra la plaza.

La situación de violencia ocurrió el lunes anterior en la plaza 20 de Noviembre, un lugar público al que va mucha gente, por estar ubicada en el centro de la ciudad de Caleta Olivia. La madre realizó la denuncia en la Comisaría Segunda e hizo un pedido sumamente importante a la fuerza de seguridad: una garita en la plaza para tener seguridad.

En este contexto, Daniela relató lo que supo por su hija, que estaba compartiendo jugos frutales y galletitas con dos amigas de la misma edad. «Las chicas salieron a caminar por la zona céntrica, fueron hasta la plaza y se sentaron a compartir juntas, porque el clima estaba lindo en ese momento, eran entre las 18 y 18:30 horas», comenzó.

Y continuó: «Vieron que dos chicas estaban dando vueltas por la plaza, que las miraban mucho a ellas, entonces decidieron retirarse e irse a la casa de los padres de una de ellas, que viven por la calle Don Bosco. Cuando se iban se acercaron estas dos chicas, una de ellas grababa con el celular y empezaron a hacerles preguntas».

Las dos adolescentes, que parecían tener 17 años o más, les preguntaron a qué escuela asistían, sus horarios, direcciones, nombres, los números de celular que tenían y también quisieron saber la marca y el modelo de los mismos. «Y ellas respondieron todo porque son inocentes y les dio miedo», añadió Daniela. Luego de eso, empezaron a exigirles los celulares, a lo que la hija de Daniela se resistió.

«Una de ellas le empezó a pegar a mi hija con golpes de puño, la tiró al piso y siguió agrediéndola con patadas, la insultaba y le gritaba que se defienda. Pero lo que no entiendo es que ya le había sacado el celular, y lo mismo le pegó», dijo a La Opinión Austral.

Además, las amigas de la menor le contaron a Daniela que en ese momento no supieron como defender a su hija, que sólo querían salir corriendo, pero pensaron en no dejar abandonada a su amiga. «Ellas no se acuerdan de nada, saben que había mucha gente mirando que no hizo nada, no las separó. Las tres tenían miedo, ellas no son de hacer esas cosas, no salen a pegar».

La defendió otra mamá
Ante la bronca e impotencia de que ningún adulto que estaba en la plaza haya intervenido, Daniela destacó que una mamá que iba en moto vio lo que ocurría, se detuvo e intervino para que dejaran de golpear a la menor, que ya estaba sobre el suelo. «Me contó que levantó a mi nena del piso y le exigió a las dos más grandes que le devuelvan el celular, la que se lo había sacado y la golpeó agarró el celular y se lo tiró al piso y lo rompió todo «.

Daniela llegó a su hija golpeada y con manchas de barro a las instalaciones del Hospital Zonal para que la revisaran. Allí le hicieron placas y todo resultó bien, sólo se trató de golpes que, claramente, la dejaron con mucho dolor. El miedo de la madre era que la hayan quebrado, debido a que tenía dificultad para desplazarse.

Más seguridad
Luego de salir del nosocomio, Daniela fue a la Comisaría Tercera, la enviaron a la Primera y después a la Segunda. «Estallé porque me tuvieron a las vueltas y yo andaba con mi hija toda lastimada y llena de barro, así que nos llevaron en un patrullero a la comisaría e hice la denuncia. Llegamos a casa a las 23 horas recién y mi nena pudo bañarse y tomar la medicación para los dolores».

La mujer se dirigió a la fuerza de seguridad, por lo que vio dentro de las dependencias, que le generó indignación: «En las comisarías había policías sentados, otros fumando o tomando mates, y ¿por qué no salen a las calles si supuestamente son nuestra seguridad, porqué no salen a caminar a la calle si supuestamente nos cuidan a nosotros?», cuestionó.


Seguir leyendo

Más leídas - últimas 48Hs.