Conectarse con nosotros

NACIONALES

El Frente de Todos, en bloque contra las versiones que ponen en duda el atentado contra Cristina Kirchner

Publicado

el


Referentes del Frente de Todos repudiaron públicamente el editorial de hoy del diario La Nación que pone en duda la existencia del atentado contra Cristina Kirchner el 1 de septiembre pasado y habla de las “condiciones políticas favorables” que se habrían querido generar con ese hecho.

Uno de los funcionarios de la primera línea de Gobierno que salió a cuestionar esa hipótesis que intenta plantar la prensa opositora fue el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, quien se expresó asombrado por “la irracionalidad de decir que (el atentado) fue un hecho inventado para victimizarla” a CFK.

A través de Twitter, el funcionario convocó a generar un escenario de “conversación serena y pacífica” sobre ese hecho que conmocionó la agenda política y recordó que el peronismo siempre fue “defensor de la democracia y la igualdad para nuestro pueblo”.

Quien también salió al cruce del artículo periodístico que expresa la voz de ese matutino porteño fue el titular del bloque de diputados nacionales del Frente de Todos, Germán Martínez. El legislador nacional calificó de “vergonzosa” a la columna editorial.

“No sólo busca instalar dudas y sospechas sobre el atentado contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner sino que plantea como hipótesis que pudo ser para generar ‘consecuencias políticas favorables’. Lamentable«, publicó en las redes sociales.

Qué dice el editorial en cuestión

En su edición de hoy, La Nación publicó una columna titulara «¿Atentado?: demasiados interrogantes y sospechas», mediante la cual que pone en duda el ataque sufrido por la vicepresidenta. Siembra sospechas sobre supuestas «irregularidades” en ese hecho al que comparó con el suicidio del fiscal Alberto Nisman.

“No es difícil entender por qué alrededor de seis de cada diez personas creen que estamos ante un montaje inventado por el kirchnerismo para victimizarse, según lo atestiguan distintas encuestas de opinión pública», dice la nota.

Luego habla de las dudas generadas por la desaparición de datos del teléfono de Sabag Montiel, el hombre que gatilló un arma automática a centímetros de la cara de Cristina Kirchner, y teje sospechas sobre algunos hechos: “Nos preguntamos si esta banda de vendedores ambulantes tenía conexiones subterráneas con la Policía Federal o con agentes de inteligencia”, dice la publicación.

El punto más notable es la explicitación del diario sobre cuál es su interpretación de los hechos: se trata de “locos sueltos” o de “fanáticos desquiciados o frente a un grupo delictivo escasamente profesional al servicio de sectores interesados en generar un particular clima o determinadas consecuencias políticas favorables a una líder política a quien la Justicia ha puesto contra las cuerdas. Nos inclinamos por esta última hipótesis”.

Otros repudios

El ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés Larroque, también cuestionó el artículo: «¿Quieren saber lo que es el odio?», escribió en Twitter y adjuntó el texto completo de La Nación.

También el ministro de Salud provincial, Nicolás Kreplak, puso en tela de juicio la opinión del diario conservador y lo acusó de “culpabilizar a las víctimas y seguir fomentando violencia”. “Que quede claro vamos a defender a la democracia porque Nunca Más es Nunca Más”.

El canciller Santiago Cafiero se sumó a los repudios y dijo que «poner en tela de juicio el atentado que sufrió Cristina Kirchner es una canallada».


NACIONALES

Reunión de Vicegobernadoras y Vicegobernadores de la República Argentina

Publicado

el


Vicegobernadores y Vicegobernadoras de la República Argentina, abajo firmantes nos convocamos con un temario diverso y federal y la preocupación de promover una reflexión sobre uno de los desafíos que atraviesa la agenda de nuestros gobiernos provinciales y del gobierno nacional: la división de poderes y, en ese marco, el rol del Poder Judicial.

La inminencia de un fallo en el juicio que tiene como principal acusada a la ex presidenta y actual vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner configura un hecho de gravedad institucional sobre el cual corresponde marcar nuestra absoluta desaprobación y desasosiego institucional.  
La división de poderes se encuentra jaqueada por una serie de factores que conmueven los cimientos de la democracia y lesionan las virtudes republicanas.
El “activismo judicial”, que se traduce en un alineamiento más o menos explícito de algunos jueces con determinados sectores políticos, pone en jaque a todo el sistema republicano de gobierno y a los derechos y garantías de las y los ciudadanos de nuestro territorio.
Estamos frente a un nuevo paradigma: el poder judicial puede funcionar como espacio de protección de derechos e instituciones republicanas, pero al mismo tiempo amenazar esos derechos e instituciones. Esta paradoja se verifica desde un doble registro: la judicialización de la política y la politización de la justicia.
Hemos observado con muchísima preocupación, cómo algunos funcionarios judiciales han sobrepasado los límites de sus funciones constitucionales, colocando determinadas políticas públicas bajo su tutela, involucrándose no sólo en su evaluación sino también en su diseño e inclusive en su ejecución.
En estos días nos enfrentamos a la posibilidad de que un tribunal emita un trascendental fallo sin pruebas y ante el absurdo de pensar que una gestión de gobierno puede ser considerada una “asociación ilícita”.
Tamaño antecedente, que  habilitaría al armado de causas con fines ajenos al Estado de Derecho, constituye una mordaza que se aplica a las libertades democráticas, tiende al disciplinamiento de quienes gobiernan y garantiza impunidad a aquellos poderes cuyos intereses son puestos por delante del bien común. Esto conllevaría repetir los peores episodios del pasado reciente: la persecución, la proscripción, la condena sin pruebas y la estigmatización de determinados espacios políticos que signó a una de las más oscuras etapas de la historia argentina.
Verónica Magario Vicegobernadora de la Provincia de Buenos Aires; Carlos Silva Neder Vicegobernador de la Provincia de Santiago del Estero; Antonio Marocco Vicegobernador de la Provincia de Salta; Florencia Lopez Vicegobernadora de la Provincia de La Rioja; Alejandra Rodenas Vicegobernadora de la Provincia de Santa Fe; Ruben Dusso Vicegobernador de la Provincia de Catamarca; Analia Rach Quiroga Vicegobernadora de la Provincia de Chaco; María Laura Stratta Vicegobernadora de la Provincia de Entre Ríos; Eber W. Solis Vicegobernador de la Provincia de Formosa; Mariano Fernández Vicegobernador de la Provincia de La Pampa; Eugenio Quiroga Vicegobernador de la Provincia de Santa Cruz; Mónica Urquiza Vicegobernadora de la Provincia de Tierra del Fuego; Sergio Mansilla Vicegobernador de la Provincia de Tucumán.


Seguir leyendo

Más leídas - últimas 48Hs.